a 50 años del debut profesional de Norberto Alonso, leyenda de River


Ya pasó medio siglo. Y cuántas cosas pasaron. Pero ese 8 de agosto de 1971 quedó marcado en el tiempo para siempre. Uno de los máximos exponentes del fútbol hizo su debut profesional. Y la fecha también se grabó a fuego para la historia de un club, de una camiseta. Se cumplen 50 años del debut profesional de Norberto Osvaldo Alonso, el Beto.

Y el mismísimo Beto lo evoca en un extenso diálogo con Clarín.

«Primero debuté en un amistoso contra Chaco For Ever en el 70. Me acuerdo que el maestro Didí le dijo al Beto González, periodista de la revista River: ‘Vamos a Chaco que vas a ver al Pelé Blanco’. Como él había jugado con Pelé en el ’58, ahí apareció ese mote. No fue por el gol que le hice a Santoro. Y después vino el debut oficial en el ’71 contra Atlanta en Villa Crespo. Me cagaron a patadas… Fui titular, reemplacé al Mono Más, que estaba lesionado, y jugué con la 11″, recuerda.

El “Maestro” Didí lo puso en la cancha de Atlanta, en Villa Crespo, por la fecha 26 del Torneo Metropolitano aquel domingo 8 de agosto de 1971. Un día como hoy, pero de hace 50 años. Alonso jugó en el lugar de Pinino Mas, quien estaba lesionado. Y las crónicas de aquel tiempo cuentan que “desde los primeros minutos, recostado por la banda izquierda, el Beto demostró sus cualidades de conductor”.

Jugador inteligente con la pelota y sin ella, dueño de una zurda prodigiosa con la cual, por ejemplo, desarrollaría una virtud especial para los tiros libres y también contaba con una gran potencia para cabecear.

De todos modos, el Beto siempre destaca que su historia en el fútbol no nació ahí, viene de más atrás.

“Jugaba un campeonato en Textil de Los Polvorines cuando me vio un señor llamado Carlos Palomino. Enseguida se dio cuenta que sacaba diferencia en el juego y que era el líder de los pibes. Yo tenía 9 años. Me preguntó la edad y no me creía. Me pidió los documentos. Y le dijo a mi viejo: ‘No querrá Beto -ya me trataba de Beto- venir a River sin prueba ni nada. Lo esperamos mañana a las 10 en la cancha auxiliar», contó.

Y siguió: «Fue en el año 63. Y mi viejo me llevó. Eso sí, no quería salvarse conmigo. Me decía que siguiera estudiando. Lo que sí nunca le pregunté es si quería tener un hijo jugador, pero supongo que sí. Y ahí arranqué en River. Y al llegar a la Primera y destacarme en River, llegó la chance de la Selección. Defender la camiseta de tu país es otra de las grandes cosas que te pueden pasar como jugador”.

Tras el debut en Primera con la 11, al poco tiempo, el Beto empezó a usar la 10, camiseta que usó hasta su último partido profesional, en Tokio, cuando River le ganó al Steaua de Bucarest 1-0 la final de la Copa Intercontinental. Y tanto el club, como él tocaron el cielo con las manos al ser campeones del mundo.

«La camiseta 10 significa que sos el líder del equipo, al que el jugador propio y el hincha rival respetan más. Siempre y cuando juegues bien; si no, no podés usar esa camiseta. Yo la empecé a usar al poco tiempo de mi debut y no la largué más. Me gustaba jugar de 10 porque me encantaba estar en permanente contacto con la pelota», expresó el Beto.

El Beto Alonso al salir al Monumental el 13 de junio de 1987, el día de su despedida, ante 85 mil hinchas de River. "Me temblaban las piernas", afirmó.

El Beto Alonso al salir al Monumental el 13 de junio de 1987, el día de su despedida, ante 85 mil hinchas de River. «Me temblaban las piernas», afirmó.

El legado

Alonso defendió la camiseta de River en 421 oportunidades, marcó 160 goles y obtuvo nueve títulos: los Metropolitano 75, 80 y 81, los Nacional 75 y 79, el torneo 85/86 y la Copa Libertadores y la Intercontinental en 1986. Está entre los ocho que más jugaron en River en la historia y entre los cinco que más goles hicieron.

El gol del Beto Alonso a Gatti en la Bombonera con la pelota naranja. Foto: Archivo Clarín.

El gol del Beto Alonso a Gatti en la Bombonera con la pelota naranja. Foto: Archivo Clarín.

Además, dejó su sello en los clásicos contra Boca, al que tenía alquilado. Y dejó dos goles para el recuerdo eterno, el día del 2-0 del 6 de abril de 1986 en la Bombonera, cuando hizo uno de cabeza y otro de tiro libre después de encabezar la vuelta olímpica que el plantel Millonario dio ese día en la cancha del eterno rival.

El Beto Alonso festeja su segundo gol de frente a los hinchas de River mirando las dos bandejas de arriba. Foto: Archivo Clarín.

El Beto Alonso festeja su segundo gol de frente a los hinchas de River mirando las dos bandejas de arriba. Foto: Archivo Clarín.

Fue el abanderado del campeonato del ’75, el que cortó la racha de los 18 años sin títulos, de la primera Copa Libertadores y de la -hasta el momento- única copa del mundo. Fue el primero en hacer una despedida multitudinaria cuando se retiró. Más de ochenta mil personas coparon el Monumental para homenajearlo el 13 de junio de 1987. Fue el hijo futbolístico de Ángel Labruna y la continuidad en la idolatría. Todos los hinchas de River lo veneran.

En el museo River, además, ya hicieron un espacio dedicado exclusivamente al Beto que podrá ser visitado desde este martes. Allí hay objetos históricos vinculados a él y su carrera.

El Beto Alonso y la Copa Libertadores. Foto: Archivo Clarín.

El Beto Alonso y la Copa Libertadores. Foto: Archivo Clarín.

Han pasado 50 años. Hoy, Alonso, a sus 68 años, vive en Villa Devoto y sigue ligado a River. Disfruta cada vez que va al Monumental. Como ese nene que llegó a los 9 años y soñaba con hacer grandes. Como ese muchachito que con 18 años debutó profesionalmente en Villa Crespo para convertirse en leyenda. Un día como hoy…





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *