viernes, julio 1News That Matters

Banfield, un árbitro bombero y un intento por restringir las salidas al exterior


Van 40 minutos del primer tiempo y la actuación del árbitro costarricense Francisco Muñoz a favor del cuadro local es insoportable. La queja de los jugadores de Banfield es generalizada contra el juez, que expulsa a Gómez Sánchez. “Así no se puede jugar” y amagan con retirarse. En medio de las discusiones, entra parte del público al campo de juego y hay muestras de hostilidad hacia los argentinos, que se van a los vestuarios. Muñoz no se inmuta. Continúa el juego y un jugador de Herediano marca un gol sin adversario. Rugen las 10 mil personas en el estadio Nacional de San José de Costa Rica.

No se trata de un guión de una escena de ciencia ficción futbolística. Sucedió el 6 de enero de 1952 como parte de la gira que de dos meses que realizó Banfield, flamante subcampeón del fútbol argentino.

Las viejas excursiones al exterior dejaban sin vacaciones a los futbolistas pero  les permitía ganarse unos pesos extras además de conocer otras tierras. Aunque los amistosos muchas veces no eran tan amistosos. Ni los profesionales eran tan profesionales. Ni los árbitros parciales.

El Gráfico, en febrero de 1952, advierte que "los muchachos salen a pasear" en las giras.

El Gráfico, en febrero de 1952, advierte que «los muchachos salen a pasear» en las giras.

Por esta situación de Banfield y también de otros clubes, desde la Asociación del Fútbol Argentino, por sugerencia del gobierno de Juan Domingo Perón, intentaron restringir el tema de las giras. En enero de 1952, de los 17 equipos que habían jugado en Primera , 13 se habían ido de gira. La mayoría por países de América, salvo River y Lanús que fueron a Europa. No viajaron Gimnasia, Huracán, Platense y Quilmes. Rosario Central, que militaba en la B, también salió del país.

La idea de un grupo de dirigentes de AFA era reducir los permisos, sólo para los cinco primeros del torneo, para salvar «el prestigio del fútbol argentino». También pesaban las palabras de Carlos Aloé, gobernador electo de Buenos Aires y secretario administrativo de la presidencia de la Nación: «Hemos comprobado con gran pena que los públicos y equipos extranjeros, más que como adversarios ocasionales, tratan a los equipos argentinos como enemigos y el cable nos habla continuamente de desórdenes, protestas, tumultos, expulsiones, etc».

El diario El Sol de Quilmes, en enero de 1952, destacó las palabras de Carlos Aloé, advirtiendo sobre las giras al exterior.

El diario El Sol de Quilmes, en enero de 1952, destacó las palabras de Carlos Aloé, advirtiendo sobre las giras al exterior.

El pedido de Aloé, que hablaba por el gobierno, fue claro: «Estas circunstancias hablan elocuentemente en el sentido que ha llegado el momento de reflexionar muy profundamente antes de enviar o autorizar las giras de equipos al exterior, pues es indudable que, desde el punto de vista de la confraternidad y la amistad que pueden brindarnos, sus resultados no son ni medianamente satisfactorios».

Nunca hubo una resolución oficial al respecto, pero la cantidad de equipos se redujo considerablemente. El 23 de diciembre de 1952 la AFA aprobó las giras de sólo 6 equipos: Boca, Chacarita, Huracán, Racing, River y San Lorenzo.  

(La escena vuelve a Costa Rica, con Banfield como protagonista).

Banfield y Herediano en accion, en enero de 1952.

Banfield y Herediano en accion, en enero de 1952.

Las discusiones continuaron en el vestuario. Los argentinos exigían un cambio de árbitro para seguir actuando y “no decepcionar” al público presente. Hubo acuerdo y se resolvió jugar sólo 45 minutos sin tener en cuenta lo sucedido hasta ese momento. “En ese periodo, fue notoria la despreocupación de los jugadores argentinos, que se limitaban a actuar con ritmo de exhibición para conformar a los 10.000 espectadores”, se lee en la crónica de Clarín publicada al día siguiente.

Ese fue el séptimo de los 17 partidos que jugó Banfield entre el 14 de diciembre de 1951 y el 17 de febrero de 1952 en gira por Colombia, El Salvador, Honduras, Costa Rica, México y Perú, con un saldo favorable de 11 victorias, un empate y 5 derrotas, con 38 goles a favor y 25 en contra.

El campeonato de Primera División de 1951 marcó un hito en el fútbol argentino. Banfield estuvo a un paso de ser el primer equipo chico en coronarse campeón en el profesionalismo. Igualó el primer puesto con Racing, con el que disputó dos partidos de desempate, ambos en el Gasómetro. El primero finalizó 0-0, el segundo, el 6 de diciembre, ganó la Académica con un bombazo desde afuera del área del Atómico Mario Boyé. Unos días después, casi sin descanso, los subcampeones estaban haciendo las valijas para recorrer América por dos meses. Y eso que ya habían ganado 40.000 pesos de la época para repartir entre todos por el segundo puesto.

Los viajes ya se hacían en avión. Banfield debía disputar el primer amistoso de la gira el 9 de diciembre en Cali, Colombia. Sin embargo, el encuentro se postergó porque recién el plantel emprendió el viaje el 11. Pero no fue al país cafetero, sino que la delegación partió hacia El Salvador con escala en Panamá.

Aquel 11 de diciembre se despidieron de Buenos Aires 17 jugadores junto al entrenador Félix Zurdo y el kinesiólogo José Idelfonso Martínez: Manuel Granero, Miguel Jaime, Osvaldo Ferretti, Luis Bagnato, Arnoldo Gobbo, Domingo Capparelli, Eliseo Mouriño, Héctor D’Angelo, Raúl Tolosa, Norberto Boggio, Miguel Converti, Ernesto Álvarez, José María Sánchez Lage, Gustavo Albella, Aquiles Caviglia, Nicolás Moreno y Juan Carlos Huarte.

En el primer encuentro de la gira venció 2-1 a Marte de El Salvador en el estadio Nacional y ante 60.000 personas. Los medios periodísticos no mandaban enviados especiales. Las noticias llegaban por las agencias. Clarín publicó el cable de AFP: “Banfield provocó admiración por su juego estilizado y la rapidez de sus acciones”. Albella y Moreno marcaron los goles. Dos días después derrotó a FAS por 3 a 0.

Luego, cruzaron a Honduras, donde el 19 de diciembre derrotaron 4-2 al combinado de la Liga. Había quedado pendiente el compromiso en Colombia, por eso, volaron hasta Barranquilla, donde el 23 de diciembre perdieron 4-2 ante el Sporting. Tras pasar las fiestas en Colombia, estuvieron cerca de jugar en Bogotá, pero no hubo arreglo porque el cachet era demasiado elevado. El 29 partieron hacia Costa Rica.

Luis Bagnato, figura de Banfield, posa con el argentino Santiago Armándola, de Mariscal Sucre de Perú, en febrero de 1952.

Luis Bagnato, figura de Banfield, posa con el argentino Santiago Armándola, de Mariscal Sucre de Perú, en febrero de 1952.

En Costa Rica se quedaron 15 días y jugaron cinco partidos. El 30 de diciembre, vencieron 2-1 a Orion y, sin descanso por el año nuevo, el 1 de enero, 8-2 a Alajuelense. Después del accidentado encuentro con Herediano, el 13 de enero derrotó 4-2 a Uruguay y el 15, otra vez a Alajuelense pero 4 a 2.

De allí a México para disputar otros 6 encuentros: 3-1 a Oro de Guadalajara (20 de enero), 2-0 a Atlas (25 de enero), 2-1 a Guadalajara (27 de enero), 0-2 con Tampico (1 de febrero), 0-0 con León (3 de febrero) y 0-2 con León reforzado (7 de febrero).

El final de la gira fue en Lima, Perú. Allí venció 1-0 a Mariscal Sucre (10 de febrero) y 2-1 a Alianza Lima (17 de febrero). Fueron los únicos dos encuentros en los que El Gráfico le dedicó algo de información a la gira de Banfield. “Una victoria sobre el Mariscal Sucre y otra sobre el Alianza, allí en la propia Lima, donde se juega con habilidad y con sangre, constituyen dos remarcables aciertos del subcampeón argentino”, arranca la crónica de la histórica revista. Y agrega: “La prensa peruana elogia sin reticencias la actuación de los futbolistas y tiene palabras sumamente halagadoras para calificar la educación deportiva de nuestros compatriotas”.

La revista El Gráfico destacó el paso de Banfield por Perú en febrero de 1952.

La revista El Gráfico destacó el paso de Banfield por Perú en febrero de 1952.

Tras la gira, llegó el descanso ya que el campeonato de 1952 recién comenzaba en 1952. San Lorenzo hizo una oferta por Mouriño y Converti. La respuesta fue que eran intransferibles. 

Además, cinco jugadores de Banfield fueron convocados al pre-selección que dirigía Guillermo Stábile. En julio de ese año comenzó a publicarse la revista partidaria Banfield, el Taladro del Sur. Destacó el momento que estaba viviendo el club: «En el transcurso del último campeonato, en la gira efectuada durante el periodo de receso y en las catorce fechas disputadas del actual certamen, Banfield ha justificado incuestionablemente, que posee valores de jerarquía , dignos de merecer el calificativo de astros del fútbol». Entre los 44 jugadores convocados por la comisión de la AFA y por Stábile, estaban Osvaldo Ferretti, Luis Angel Bagnato, Eliseo Mouriño, José María Sánchez y Miguel Converti.

La revista Banfield, el Taladro del Sur, destacó la presencia de 5 jugadores en la pre-selección de 1952.

La revista Banfield, el Taladro del Sur, destacó la presencia de 5 jugadores en la pre-selección de 1952.

El Taladro no pudo repetir la actuación del año anterior, aunque no hizo una mala campaña: finalizó quinto. Pero no dejó de hacer historia.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.