miércoles, agosto 17News That Matters

barberos, manicuras y podólogas ven menos seguido a sus clientes


“Hasta hace poco teníamos clientes que se cortaban el pelo cada una semana o incluso dos por semanas. Hoy está un poco más complicado por la crisis económica. La gente se resguarda un poco más en todo aspecto. La gente sale menos y por eso también baja nuestra actividad, porque no necesitan emprolijarse”, comentó Nicolás Trento, barbero de Jino’s Barber Club.

Su compañero Nicolás Strólogo, también de la barbería de Monte Grande, contó que “los fines de semana siempre teníamos una cierta cantidad de cortes y a fin de mes se nota que baja hasta un 50%”. Y estimó: “Si vienen una vez por semana, con corte de pelo y barba, un cliente se puede llegar a gastar entre $4.000 y $5.000 por mes”.

Barberías 1.JPG

En Wesel Barber Shop la situación es similar. “Hay clientes que les gustan mantener el corte y vienen una o dos veces por semana. Después hay otros que vienen dos veces por mes y se les repasa el corte”, contó el barbero Mauricio Citadino. Y sumó: “Está bajando la clientela de personas que vienen a cortarse todos los fines de semana. Antes había una cierta cantidad de personas fijas que venían”.

A pesar de que cada barbería varíe el precio de su servicio, su compañero Enzo Quiroga estimó los costos promedios de mantenerse en Monte Grande: “Corte y barba está alrededor de $1.500. Si vienen todos los meses puede salir entre $6.000 y $7.000”.

La estética no está solo en juego con los cortes de pelo. La crisis también afecta las uñas. “Un cliente normal viene entre 15 y 20 días. A veces una vez por mes. Depende del crecimiento de las uñas”, estimó la manicura Cinthia Stoppiello, que trabaja en KC Podología. Allí los cambios todavía no se hicieron sentir, aunque posiblemente “haya un ajuste en agosto”.

“Por ahora no hicimos ningún aumento por la corrida cambiaria. Seguramente en agosto sí haya un ajuste. Se me hace que ahí voy a notar un cambio. Ahora no se nota una baja, al menos en mi rubro. Una siempre quiere tener las manos arregladas y, al ser solo una vez al mes, no afecta tanto al bolsillo. Una tiene que seguir yendo a trabajar y quiere estar linda a pesar de todo lo que pasa”, comentó la joven de 25 años. Y detalló: “Tengo los mismos precios desde hace dos meses. Por mes, una cliente se puede gastar $1.200. Algunas, quienes vienen cada quince días, gastan $2.400”.

Barberías 3.JPG

Karina Campos, dueña del local de estética y podóloga, notó una merma en sus servicios. “En otro consultorio también hacemos quiropraxia, masajes y lifting. En eso sí se nota una baja. Antes un cliente iba una vez por mes. Ahora es cada dos meses o mes y medio. Estas últimas semanas de julio vimos cambios y tuvimos varios baches. Igual entiendo que estamos a fin de mes, hace frío, llueve y son vacaciones”, contó.

El impacto del dólar

Uno de los principales problemas de la corrida cambiaria es que provoca una cadena de aumentos que es difícil de eludir. El rubro de la estética, no está exento. “A nosotros los insumos nos aumentaron un 50% y por eso vamos a subir los precios el mes que viene. Seguramente en un mismo porcentaje. Una manicuría con esmaltado semipermanente, que está $1.000, va a pasar a valer $1.500”, comentó la manicura Cinthia Stoppiello a El Diario Sur.

En las barberías, el fenómeno se repite. “A nosotros por el aumento del dólar se nos incrementan los costos de los insumos que utilizamos día a día, por ende tenemos que también subir los precios para seguir a flote. Eso repercute en el cliente porque termina recortando el gasto de la barbería”, contó Nicolás Strólogo, barbero de Jino’s Barber Club. Su colega Mauricio Citadino, de Wesel Barber Shop, profundizó: “Nosotros aumentamos los cortes porque nos aumenta el dólar. Eso repercute en nuestros insumos y tenemos que trasladarlo. Aunque no parezca, la cajita de filos está $300 pero como sube todo nos aumenta la caja. Y como es un filo por cliente, tenemos que cobrarlo. Más que nada porque lo necesitamos para un trato higiénico”.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.