miércoles, octubre 27News That Matters

Barracas Central, ¿el nuevo Arsenal?


En los tiempos de Julio Grondona, todas las miradas apuntaban a Sarandí. Para la opinión de la tribuna, Arsenal corría con el Caballo del Comisario. Sobraban sospechas y los árbitros dirigían condicionados. Hoy sucede con Barracas Central, el equipo de Claudio Tapia, mandamás de la AFA, y de sus dos hijos: Matías -el presidente- e Iván -mediocampista-.

Este sábado, un gol del Guapo en el quinto minuto adicional generó la explosión de Ricardo Caruso Lombardi, DT de Belgrano, que había llegado a esa instancia con dos jugadores menos. Federico Beligoy, Director de Formación Arbitral, lo cruzó en las redes sociales. Lejos de bajar la espuma, desde Córdoba se disparó munición gruesa en diferentes medios. En simultáneo, el club porteño acusó a los celestes por destrozos en el vestuario visitante luego del partido.

“La semana pasada un compañero tuvo que soportar los exabruptos del Señor Zubeldía y en el día de hoy sucedió lo mismo con el Señor Caruso Lombardi. Los Árbitros/as Argentinos no vamos a permitir más estos actos cobardes. Cumplimiento obligatorio del apéndice reglamentario”, consignó Beligoy en su cuenta de Twitter.

El técnico de Lanús había señalado a Ariel Penel como “hincha de Boca” y “ladrón” luego del partido que su equipo perdió ante Newell’s. Caruso este sábado se le fue encima a Rubén Bustos, asistente número 1, que marcaba el ataque de Barracas cuando Nicolás Trecco marcó el gol del triunfo. Pero, según aclaró el propio entrenador, no lo insultó. “Le reclamé el offside”, dijo. El juez principal, Nelson Sosa, lo echó.

El DT enfatizó en TN: “Beligoy sale a decir que Caruso hizo como Zubeldía y no. No tuve ninguna declaración violenta. Lo que sí, cuando se arma el lío les dije a los árbitros de que por culpa suya estaban cagando a palos a mis jugadores. Y el lineman (sic) me dijo que era culpa mía. ‘La culpa es de ustedes que son un desastre dirigiendo’, le dije. Después el línea me empezó a agredir a mí. Me dijo que era un cagón, que le pegue. No es lógico, muchachos. Me caliento por eso. Eso en el informe no lo pone. Y me volví loco cuando dijo que yo lo escupí. ¿Cómo va a decir eso? Hace seis horas que no duermo. Me agarró una puntada en la cabeza y pensé que me moría”.

Caruso arremetió contra Tapia y Pablo Toviggino, secretario ejecutivo de la presidencia de la AFA: “Hay técnicos que me llaman desesperados, que no quieren ir a dirigir partidos porque saben que los van a cagar. Lo que pasa es que Beligoy trabaja para Toviggino y Tapia. Que lo agarre al referí. ¿Por qué Beligoy no cuenta el partido de Riestra?”. La referencia tiene que ver con el inexistente penal que Luis Lobo Medina cobró a favor de Riestra ante Atlético Rafaela en la primera fecha, y que le dio el empate al equipo que gerencia Víctor Stinfale.

Barracas Central emitió un comunicado acompañado con fotos y videos en los que se podían ver canillas tiradas en el piso, puertas e inodoros rotos. El club le apuntó a Caruso: “Desde su llegada al estadio continuó con provocaciones de diversa índole, amenazas infundadas y faltas de respeto continuas, que culminaron con los incidentes acaecidos al concluir el partido y dentro de la cancha contra el personal de nuestra institución”.

Aclaró, además, que hará un reclamo ante la AFA por el “vandalismo” del vestuario visitante. No explicó, en cambio, qué hacía tanta gente en la tribuna.

Barrenderos. ¿Qué hacían estos hombres en la cancha? Caruso dice que pertenecen a la barra de Barracas.

Barrenderos. ¿Qué hacían estos hombres en la cancha? Caruso dice que pertenecen a la barra de Barracas.

“A los 49 minutos, cuando me echa, me dice que fue ‘por hablar con la platea’. Yo me estaba yendo de la cancha y él deja seguir el partido, no me dejó ni salir. Y cuando se producen los incidentes, yo estaba en la manga. ¿Sabés qué pasó? Entraron siete personas disfrazados de barrenderos. Todos esos que están de verde son de la hinchada. Fueron los que les pegaron a los jugadores”, denunció Caruso, caliente.

Pablo Vegetti, delantero del club cordobés, escribió en Instagram: “Terminó el partido y nos encontramos con que muestran el tumulto (nos defendíamos de gente que ingresó desde afuera a agredirnos, menos mal que por el Covid 19 los partidos son sin público), también muestran el ‘destrozo’ de un vestuario DEL CUAL NO SUCEDIÓ (pero no muestran que nos fuimos del estadio sin bañarnos y custodiados por la Policía como si nosotros hubiésemos hecho algo malo). ¿Lo que pasó los 90 minutos alguien lo mostró? Si hablás sos un llorón y se muestra lo que se quiere, acá es ley”. Y le dedicó una cita a Maradona: “Diego, hoy la pelota se manchó”.

Descontrolado. Caruso le gritó a Bustos, el asistente. Reclamaba offside en el gol de Barracas.

Descontrolado. Caruso le gritó a Bustos, el asistente. Reclamaba offside en el gol de Barracas.

El presidente de Belgrano, Jorge Franceschi, dijo en el programa AscensoX3: “Corrió peligro la vida de los jugadores ante la atenta mirada del presidente y vicepresidente de Barracas y el Presidente de la AFA”. ¿Se habrá arrepentido de acompañar la decisión del Comité Ejecutivo de terminar con la temporada y armar un nuevo campeonato?

Más tarde, emitió un comunicado en el que remarcó que se violaron todos los protocolos de seguridad. Lo acompañó con videos.

«Era muy visible que había muchísima más gente que la permitida en las tribunas e incumpliendo el distanciamiento social. Y alrededor de 20 personas dentro del terreno de juego por autorización de la terna arbitral, justificando que hacían tareas de mantenimiento y apertura de manga de salida de jugadores. Esto violando el protocolo de partido que ordena un máximo de 4. Es decir, todo estaba planificado como zona liberada a favor del equipo local», reza el escrito del club cordobés.

¿Fue legítimo el gol de Barracas? Con la única cámara disponible es difícil de determinar. Las restricciones del Gobierno porteño, que no les permiten a los canales de televisión instalar un mangrullo para poder equipar con mayor tecnología las transmisiones, impidió tener una imagen desde el lateral.

Las expulsiones de Joaquín Novillo -la segunda amarilla fue una falta a Iván Tapia- y Franco Negri -el asistente denunció que lo insultó- fueron muy discutidas por todos los jugadores de Belgrano.

Los arbitrajes están bajo la lupa en la Primera Nacional. ¿Dirigen condicionados? Todas las semanas hay polémicas y muchos cuestionan a los “amigos de la casa madre” de la calle Viamonte en un campeonato manchado por la polémica.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *