Boca elevó el precio por Juan Ramírez, pero para San Lorenzo aún no es suficiente


En soledad, Juan Ramírez se mueve en una de las canchas auxiliares de la Ciudad Deportiva. Sus compañeros ya se entrenaron más temprano bajo las órdenes de Paolo Montero. Con la supervisión de uno de los preparadores físicos, el volante de 28 años cumple sin elevar la voz con el castigo que le impusieron desde San Lorenzo ante su postura de negarse a jugar en el debut para forzar su salida a Boca, club que lo quiere. El final de este conflicto por el momento es una gran incertidumbre. En Boedo están decididos a sostener al jugador de ese modo mientras no cambie de parecer a pesar de ser considerado una de las figuras del equipo. Y en el Xeneize, por ahora, no llegan al monto que pide el Ciclón.

El fin de semana, después de que Ramírez avisara que no se concentraría para evitar jugar y así firmar planilla (para seguir habilitado en el mercado local), Juan Román Riquelme, el vicepresidente de Boca que maneja el fútbol del club de la ribera, le hizo saber a la dirigencia azulgrana que podía estirar su oferta de 2 millones a 2,5 millones de dólares.

La negativa del lado azul y rojo de esta novela llegó en las últimas horas. «No es suficiente», avisaron en San Lorenzo, que pretenden unos 4 millones por el total de la ficha del mediocampista, que se entrena separado del plantel profesional.

Juan Ramírez, de 28 años, una debilidad para Riquelme, que lo conoce de Argentinos Juniors.

Juan Ramírez, de 28 años, una debilidad para Riquelme, que lo conoce de Argentinos Juniors.

La diferencia, por el momento, es mucha. Y Boca no volvió a levantar el teléfono para subir nuevamente el monto. ¿Se plantará ahí? ¿Qué pasará con Ramírez, se quedará en San Lorenzo sin jugar? Las respuestas todavía no aparecen. La última palabra no está dicha.

En la institución de Boedo necesitan vender, pero no a cualquier precio. Un ingreso de dinero fresco le vendría bien porque por estos días tiene que afrontar la obligación de pago de una vieja deuda con Palestino por el pase de Paulo Díaz, que supera los 2 millones de dólares. De lo contrario quedará inhibido para los próximos mercados de pases mientras no gire el dinero.

Por este motivo no le cierra la puerta a seguir negociando con Boca, muy a pesar del enojo con Riquelme por haber charlado paralelamente con Ramírez, a quien conoce desde Argentinos Juniors.

¿Y River? En Núñez también están muy interesados en Ramírez, pero ya confirmaron que no se meterán en la puja en este libro de pases. Rodolfo D’Onofrio apunta a futuro: si no hay acuerdo con Boca, se firmará un derecho de preferencia para que el Millonario tenga la posibilidad de adquirir a Ramírez en unos 4 millones de dólares en diciembre. Igualmente, no se trata de una obligación de compra; es un seguro que River puede utilizar o no a fin de año.

Mientras tanto, Ramírez sigue corriendo alrededor de la cancha de manera solitaria tal vez arrepentido o tal vez muy seguro de cómo actuó.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *