Cómo impactó en River el 1-1 con Argentinos y de qué se aferra Gallardo para la revancha en La Paternal


La noche estuvo lejos de ser ideal. En el regreso a la competencia, después del parate por la Copa América, River no redondeó un buen partido y la clasificación a los cuartos de final de la Copa Libertadores quedó comprometida por el gol de visitante que marcó Gabriel Hauche, con el que Argentinos le igualó 1-1 en el Monumental. Y esta situación alteró los planes de Marcelo Gallardo y compañía de cara a la revancha del miércoles en el Diego Armando Maradona de La Paternal.

Se podrá decir que, como ha sucedido casi siempre en el ciclo Gallardo, a River le cuestan los arranques después de una pretemporada y que necesita al menos un puñado de partidos para que el equipo consiga un andamiaje adecuado. Sin embargo, lo que se observó del equipo en la noche fría y lluviosa del miércoles en Núñez fue una continuidad del primer semestre de este 2021. Un equipo que generó varias jugadas en un lapso de tiempo, marcó apenas una, después se cayó y el rival lo complicó. Y, además, le faltó consistencia en la mitad del campo de juego, tal como le sucedió en la primera parte del año.

Ante Argentinos, River tuvo 30 minutos muy buenos, donde pudo haber convertido más de un gol, ya que creó varias situaciones claras, fue apabullante pero no contundente. Faltó eficacia. Y, en contrapartida, le llegaron muy poco y le convirtieron. Y en ese gol de Hauche, otra vez, hubo una cadena de errores individuales en defensa. Una vez más, las desatenciones le hicieron pasar un mal trago al equipo del Muñeco. Tanto para definir en el arco rival como para defender en el propio.

“Faltó eficacia en los momentos favorables. En aprovechar las situaciones que se generaron. Si repasamos cuáles fueron las situaciones de gol claras del partido, tuvimos varias nosotros y Argentinos, una sola, que fue gol. Ellos fueron muy eficaces”, analizó el Muñeco después del partido. Y agregó: “Son partidos cerrados y apretados, la eficacia va a ser la clave de la llave”.

Matías Suárez marcó el 1-0 ante Argentinos Juniors pero falló en el momento de estirar la ventaja. EFE/EPA/Juan Mabromata / POOL

Matías Suárez marcó el 1-0 ante Argentinos Juniors pero falló en el momento de estirar la ventaja. EFE/EPA/Juan Mabromata / POOL

Luego, el técnico de River elogió al equipo de Gabriel Milito: “Es un equipo duro, que se defiende bien. Nosotros le creamos tres o cuatro situaciones de gol contra una de ellos que fue gol. No hubo dominio claro. Intentamos un poco más en el segundo tiempo y ellos cerraron bien los caminos”.

River pagó la falta de eficacia y -una vez más- se encuentra ante una situación límite. En menos de una semana se empieza a definir su futuro en este segundo semestre. En La Paternal arrancará en desventaja ya que el 0-0 lo clasifica a Argentinos. A Gallardo, de todos modos, no lo preocupa el resultado. “Vamos a tener que ir a su cancha a tratar de ganar como es habitual en nosotros«, afirmó el entrenador. Y en cuanto al juego de su equipo, comentó: “No me dejó preocupado el segundo tiempo. Viendo el contexto, que era un primer partido post temporada ante un rival difícil, muy físico, considero que lo supimos jugar. Los partidos incómodos suelen ser difíciles para nosotros y en los primeros 30 minutos en los que jugamos bien pudimos haber resuelto el partido, pero lamentablemente no pudimos ampliar el resultado”.

De acuerdo a las palabras de Gallardo, el impacto para él no fue tan grande, más allá de la rara sensación que quedó flotando en el aire del Monumental, ya que muchos piensan que la serie quedó comprometida. Pero para el Muñeco es diferente. El técnico sostiene que “son partidos de 180 minutos” e ir a definir de visitante no lo amedrenta, todo lo contrario. A River, en el último tiempo, le fue mejor afuera que de local.

En esta Copa, cuando salió de Núñez, River no perdió (empató los tres partidos de la Fase de Grupos fuera de su cancha). Y no cae como visitante por Libertadores desde hace casi un año y medio cuando perdió (jugó con un equipo suplente) contra Liga de Quito, en marzo del año pasado, por la primera jornada de la edición anterior. Y en cruces mano a mano, no cae desde octubre de 2019 ante Boca (la final de esa Copa con Flamengo fue en campo neutral).

En La Paternal, eso sí, River tendrá que buscar goles. Un triunfo o cualquier empate de 2-2 para arriba lo lleva a cuartos de final. Con el 1-1 va a penales y el 0-0 lo deja afuera. Esa es la gran molestia que dejó el 1-1 en el Monumental. Al margen, como dijo Gallardo, su equipo no especula y sale a ganar en todos los terrenos. En el Diego Armando Maradona tendrá que apelar más que nunca a esa filosofía.

Mirá también

Mirá también



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *