Domingo Blanco, el motor del mediocampo de Independiente que se encendió de la mano de Falcioni



Las luces de las cámaras se quedaron con justicia con la noche de Silvio Romero, el autor de los dos goles (el segundo un golazo) del 2-1 de Independiente ante Rosario Central en el Gigante de Arroyito, pero el único líder de la Liga Profesional tuvo otra figura con menos cartel pero con una actuación clave en un sector neurálgico del campo de juego: Domingo Blanco.

“Mingo se comió la cancha”, lo resumió el propio Chino Romero. El volante nacido en Punta Alta fue el culpable de que el conjunto dirigido por Julio Falcioni no extrañara al lesionado Lucas Romero, el dueño del círculo central del Diablo. A pesar de no ser un hombre de marca, Blanco cumplió esa función con creces en tierra santafesina.

Con 11 quites, el mediocampista de 26 años fue el jugador con más recuperaciones del partido. Vital performance para pisar firme en la mitad de la cancha y construir otro triunfo importante para mantenerse en lo más alto. Además, tuvo un 90 por ciento de precisión en los pases y ganó 15 de 22 duelos disputados.

“La figura fue el equipo”, dijo Blanco con la humildad y el perfil bajo que suele caracterizarlo. En lo que no escatimó palabras fue para elogiar el trabajo del entrenador y el cambio que produjo en Independiente: “Desde el semestre pasado, que vino Julio, nos empezamos a sentir más seguros. Antes de que agarrara nos hacían muchos goles por partido. Desde que vino él empezó a trabajar la solidez defensiva. Somos de los equipos a los que menos goles les hacen”.

Falcioni se había agarrado la cabeza en la semana por los desgarros del Perro Romero y de Lucas González, justo el doble cinco que tenía en mente. Pero apostó por Blanco y por Alan Soñora, otro de cualidades más de juego que de marca. Y le salió bien.

“Yo aporto donde me toque. Es la segunda vez que me toca jugar de cinco tapón. Si me pone ahí el DT es porque ve que lo puedo hacer. Yo no soy mucho de marca, pero le meto ganas y corro. Mi característica es de enganche y también la de Soñora. Y no se notó que no haya un cinco de marca”, expresó Mingo, uno de los futbolistas rojos que recuperó el nivel de la mano del Emperador, que mantiene a Independiente bien arriba.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *