El dilema de Marcelo Gallardo de cara a un partido bisagra que puede definir cómo será su fin de ciclo


Marcelo Gallardo no está conforme. El técnico fue muy autocrítico en las últimas tres conferencias de prensa que dio e hizo hincapié en el bajo nivel individual por el que está pasando su plantel. De ese análisis se desprende que hay una brecha grande entre los habituales titulares y la mayoría de los suplentes. Es por eso que al entrenador se le plantea la dificultad de rearmar el mediocampo de cara a la revancha del miércoles ante Atlético Mineiro por los cuartos de final de la Copa Libertadores, en la que su equipo tendrá que remontar la serie (está 0-1) para avanzar a las semifinales.

“Hay jugadores que no están en su mejor nivel, pero los tenemos que apoyar. Hay partidos cada tres o cuatro días y tienen que estar preparados para ver si pueden revertir situaciones en cuanto a su nivel futbolístico. En base a la confianza que uno les da y en la que encuentran dentro de uno mismo», expresó Gallardo luego del triunfo de River sobre Vélez. Y agregó: «Necesité darle juego a muchos de los jugadores que jugaron el miércoles pasado y que van a tener este miércoles un partido importante, que para nosotros va a ser bisagra».

La gran complicación de cara al encuentro del miércoles contra Atlético Mineiro está en el mediocampo. Salvo Enzo Pérez y Nicolás De La Cruz, el resto de los volantes fue rotando durante el año. Y la preocupación crece ya que para el miércoles no contará con el mendocino, mientras que el uruguayo está entre algodones porque arrastra una molestia muscular en el gemelo izquierdo.

Gallardo necesita a De La Cruz, que llega entre algodones a la revancha con Mineiro.
Foto: REUTERS/Gustavo Garello

Gallardo necesita a De La Cruz, que llega entre algodones a la revancha con Mineiro.
Foto: REUTERS/Gustavo Garello

De todos modos, en el cuerpo técnico creen que De La Cruz llegará. Y el que juega seguro es Bruno Zuculini, quien se ganó el lugar después de haber jugado pocos minutos en el primer semestre y de haber estado a punto de irse. ¿Y el otro o los otros dos mediocampistas?

Si juega Julián Álvarez, quedará lugar para un solo volante. Ese lugar puede ser de Enzo Fernández, si Gallardo decide mantener el doble cinco o de Carrascal o Paradela, si se inclina por un mediocampo más ofensivo. En tanto, Agustín Palavecino, de flojo rendimiento, quedó relegado. 

La otra alternativa, con cuatro volantes en el medio es que Álvarez sea titular jugando más atrasado o que inicie el encuentro en el banco de suplentes y que Enzo Fernández y Carrascal sean titulares. En ese caso, Gallardo armaría una mitad de la cancha similar a la que jugó en La Paternal contra Argentinos, cuando incluyó a Zuculini. Solo que Enzo Fernández reemplazaría al suspendido Enzo Pérez, quien acumuló tres amarillas.

De esta manera, con Angileri confirmado (no volvió a sentir molestias en los isquiotibiales derechos, la zona en la que le pusieron hielo cuando salió del partido con Vélez y se entrenó con normalidad) y con la confianza en que De La Cruz esté recuperado, hay nueve apellidos seguros: Armani, Casco, Díaz, Martínez, Angileri, Zuculini, De La Cruz, Suárez y Romero. Es decir, está confirmada la defensa y la delantera. Las dudas son en el mediocampo. No es casual, teniendo en cuenta el nivel actual de River.

Mirá también

Mirá también



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *