martes, noviembre 30News That Matters

el póker del pibe que siempre se lleva la pelota y no encuentra su techo



Otra vez Julián. Sí, Julián Álvarez, la gran figura de River. La estrella del campeonato. El goleador del torneo. El pibe maravilla. El 9 de oro. Hace menos de un mes, ante San Lorenzo, había hecho un triplete por primera vez. Este domingo se superó a sí mismo para seguir rompiendo records. Hizo cuatro goles en el mismo juego. Póker. Lo sufrió Patronato. Es el superhéroe de River.

“Me doy cuenta de lo que le estoy dando al equipo y mis compañeros me lo hacen saber, pero tanto ellos como yo entrenamos y trabajamos para todos juntos ayudar al equipo y hacer que se nos den los resultados”, admitió Álvarez, luego de finalizar otro encuentro en el que fue figura y goleador. De todos modos, el cordobés sigue con los pies en la tierra. “Estoy contento en lo personal. Siempre es lindo hacer goles y más siendo delantero hacer goles, sea uno o sean dos, tres o cuatro, los que sea, lo importante es ayudar al equipo”, afirmó.

Los cuatro goles que le hizo a Patronato lo convirtieron en el goleador del campeonato y lo situaron los grandes goleadores del ciclo de Marcelo Gallardo. Como si fuera poco, estos cuatro tantos sirvieron para apabullar a Patronato, al que River goleó 5-0 para dar un paso más hacia el título.

Álvarez fue clave para River en este torneo. Tanto que, si River termina dando la vuelta olímpica, seguramente se recordará como el gran campeonato de Julián y se dirá –seguramente- que más de medio título es de él.

River aplastó a Patronato y su carrera hacia el título se hace imparable

El equipo del Muñeco Gallardo goleó con uno de Palavecino y cuatro de Julián Alvarez. Le lleva siete a Talleres a falta de cinco fechas.


Julián estuvo insaciable una vez más. A puro talento para manejar la pelota. A máxima velocidad para sacarle campos de distancia a los defensores de Patronato. Astuto para saber cuándo presionar y hacerlo a conciencia como para robarle la pelota al arquero rival. Y certero para captar los rebotes.

River ya ganaba 1-0 con el gol de Agustín Palavecino antes de que arrancara la cosecha de Álvarez. El cordobés se llevó por delante la pelota tras un rebote de Ibáñez para marcar su primer gol de la noche. Luego, corrió como una piraña y le sacó la pelota al arquero de Patronato y la empujó con el arco a su merced. Después, aprovechó otro rebote para acomodar la pelota con tranquilidad y convertir otro tanto bien de “9”. Y en el segundo tiempo entró por el medio del área grande para definir de zurda tras el pase de Carrascal.

Con estos cuatro tantos, el pibe de Calchín llegó a los 15 en el torneo y es el goleador del certamen, por encima de José Sand y José López (ambos con 11), los delanteros de Lanús. Y mucho más: llegó a los 31 tantos en 90 partidos jugados con la banda roja, superó a Matías Suárez en la tabla de goleadores del ciclo Gallardo e igualó a Nacho Fernández en una lista en la que tiene por delante, por ahora, a Rafael Borré (55), Lucas Alario (41), Scocco (38), Pity Martínez (35) y Mora (34).

Álvarez sigue cumpliendo sueños. Uno atrás de otro. Está en la mira de grandes clubes. Y este lunes se sumará nuevamente a la Selección para la doble fecha de Eliminatorias en las que el equipo de Scaloni jugará contra Uruguay y Brasil. También, como con San Lorenzo, volvió a llevarse la pelota. Una más para el museo de este joven talentoso y goleador.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *