lunes, junio 24News That Matters

En el Consejo de Boca se encendió una alarma porque a Diego Martínez ya no le quedan defensores centrales


El pinchazo que sintió Cristian Lema en la práctica de este viernes representó un nuevo dolor de cabeza para el entrenador Diego Martínez y una duda se comenzó a gestar en el interior del predio de Boca en Ezeiza. Ocurre que la seguidilla de lesiones es un tema que preocupa, tanto en el cuerpo técnico como en la dirigencia que encabeza Juan Román Riquelme. Asoman semanas clave para el equipo y la disponibilidad de futbolista es reducida. Por caso, el entrenador solo podrá contar con marcadores centrales juveniles para visitar el domingo a Central Córdoba en Santiago del Estero.

La molestia de Lema se produce en un momento inoportuno porque era el único zaguero que quedaba en pie. Hay que recordar que Marcos Rojo se recupera de una lesión muscular de grado 2 en el isquiotibial izquierdo, mientras que el juvenil Aaron Anselmino -uno de los preferidos del DT- se resintió de su desgarro en el isquiotibial izquierdo. A estos dos, el miércoles por la noche se sumó Nicolás Figal, con un desgarro en el gemelo de la pierna izquierda.

La serie de bajas provocó que el nombre de Nicolás Valentini vuelva a ser tendencia en redes sociales. La situación del zaguero zurdo es conocida: no es parte del grupo porque está en conflicto con la dirigencia por la (no) renovación de su contrato. «Nicolás es parte del plantel, pero tiene una situación personal con la institución, que nos ha comunicado que no podemos contar con él hasta que se resuelva la situación», explicó Martínez días atrás.

Marcos Rojo, una baja sensible. (Fernando De la Orden)Marcos Rojo, una baja sensible. (Fernando De la Orden)

«Hasta diciembre, Valentini es jugador de Boca. Forma parte del plantel porque entrena todos los días como lo hace Cavani, como lo hace Romero, como lo hace Benedetto, como lo hace Pol Fernández, que termina a fin de año. Si me preguntás a mí, yo quisiera que se queden todos en el club, pero a veces se puede y a veces no», contó Riquelme respecto al conflicto.

El problema de la falta de centrales es mayúsculo para Boca porque no contará con los 5 que más jugaron en este año. Lema encabeza la lista con 19 partidos (1.624 minutos), seguido por Figal con 16 juegos (1.175 minutos) y un gol. Más atrás aparecen Valentini (9 encuentros y un festejo), Rojo (7) y Anselmino (4 duelos y un tanto).

De los zagueros que están disponibles, solo Lautaro Di Lollo tiene rodaje en Primera: disputó 4 partidos (288 minutos). Está claro que en Santiago del Estero será titular. Lo que resta definir es quién será su acompañante. Los dos zagueros de la Reserva son Mateo Mendía y Walter Molas, quien este viernes firmó su primer contrato oficial hasta diciembre de 2028.

Aaron Anselmino se desgarró tras marcar su primer gol en Primera, el del 1-0 sobre Trinidense. (Marcelo Carroll)Aaron Anselmino se desgarró tras marcar su primer gol en Primera, el del 1-0 sobre Trinidense. (Marcelo Carroll)

Una posibilidad es que Lautaro Blanco ocupe un lugar en la zaga y le deje el lateral a Marcelo Saracchi o Frank Fabra. La alternativa de que un volante baje una línea, como podría ser Jorman Campuzano, tiene menos fuerza.

Lo malo para Martínez es que las pálidas no se agotan con los marcadores centrales: Luis Advíncula está en duda por un golpe en la rodilla derecha. Hay que recordar que Lucas Blondel fue operado hace semanas de una ruptura del ligamento cruzado anterior derecho. También están entre algodones Cristian Medina (reposo por un golpe en el tórax) y Guillermo Fernández (contractura en el posterior izquierdo).

Sí, Martínez tendrá que resolver un verdadero rompecabezas de cara al duelo del domingo en el Madre de Ciudades.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *