martes, noviembre 30News That Matters

iglesias y salones de fiestas con la agenda llena


Varios de ellos incluyen la necesidad de pasar por iglesia. La conexión del matrimonio con la religión sigue vigente y muchas veces es recíproca con la fiesta: si no trabajan los salones de eventos, las parroquias casan menos.

Un testigo de ello es el padre Carlos Ramos, de la iglesias Inmaculada Concepción, en Monte Grande. “Los casamientos están de a poco volviendo, la mayoría porque quedaron pospuestos por la pandemia y, a medida que a la gente le fue permitiendo aumentar los aforos en los salones, se fueron incrementando los pedidos”, comentó el cura a El Diario Sur.

Casarse por iglesia con barbijo (1).jpg

En las iglesias es obligatorio el uso de los barbijos.

En las iglesias es obligatorio el uso de los barbijos.

“Durante la pandemia no tuvimos casamientos porque los salones de fiestas estaban cerrados y la gente se ata mucho a ese tema. Los pedidos empezaron a aparecer después, cuando se alivianaron los protocolos. La gente se va acomodando a medida que se les van abriendo los caminos en los salones de fiestas”, resaltó Ramos en torno a la cercanía entre iglesias y salones de eventos. En ese sentido, el padre remarcó que “ya tenemos fechas hasta enero y febrero”. Y detalló: “Varios nos piden los casamientos por la mañana porque tienen la fiesta durante el día, aunque la mayoría lo festejan a la noche ahora que no hay restricción horaria”.

Federico Pisarchio, Parroquia San Vicente Ferrer, reconoce los pocos matrimonios en los que pudo participar desde el comienzo de la pandemia. “Tuvimos sin casamientos desde marzo del 2020 hasta febrero del 2021. En marzo de este año pudimos hacer dos bodas, porque después volvieron a las restricciones y todo se terminó”, comentó el padre sanvicentino, que añadió: “La gente que solicitó fecha para plena pandemia tuvo que postergar para cuando se retomen las flexibilizaciones”.

Padre Federico, San Vicente Ferrer.jpg

Federico Pisarchio, Parroquia San Vicente Ferrer. Las iglesias siguen impulsando casamientos.

Federico Pisarchio, Parroquia San Vicente Ferrer. Las iglesias siguen impulsando casamientos.

“Ahora tenemos un número creciente de solicitudes de fechas de boca, inclusiva hasta para noviembre del año que viene”, contó Pisarchio sobre las fechas ya programadas por la parroquia. “Ya tenemos alrededor de 40 o 50 fechas pactadas”, especificó.

En Canning, el salón de fiestas “Andorinha” también comenzó a reactivarse tras las flexibilizaciones sanitarias dispuestas por el gobierno. “Hasta mayo, tenemos todos los fines de semana completos, ya sea por reprogramaciones o eventos que fuimos firmando en plena pandemia”, comentó Fermín Bulacio, encargado del lugar.

Salón Andorinha, Canning, 2.jpg

Entre los salones de fiestas más destacados de la región se encuentra Andorinha, en Canning.

Entre los salones de fiestas más destacados de la región se encuentra Andorinha, en Canning.

A pesar de que las actividades hayan vuelto casi en su normalidad, todavía existen protocolos a respetar. En el amplio salón de Andorinha no hay excepción: “Tomamos la temperatura al ingresar, hay alcohol en gel por todas partes y cumplimos con el distanciamiento social, que al ser tan grande nuestro salón es más fácil. También abrimos los ventanales para que haya una mayor corriente de aire”.

También en “Los Azahares”, un salón de Monte Grande, tanto clientes como dueños están de fiesta. “Tenemos todos los fines de semana colmados hasta marzo, tanto para viernes o sábado. Estamos repuntando por lo que no trabajamos durante tantos meses”, comentó Myriam Antón, que recordó los tiempos grises sin trabajo: “Abrimos hace tres meses recién. Ni siquiera en enero o febrero nos dejaron reactivar. Había inspecciones con multas que llegaban hasta los $200 mil, una cifra que nadie se atrevía a pagar”.

Varios casamientos fueron postergados por diversos motivos. “Con los casamientos nos pasó que muchos no tuvieron su fiesta y ya se habían ido de luna de miel. Otros también ya se habían ido a vivir juntos y ahora no les interesa la fiesta”, contó Myriam, que profundizó sobre una anécdota pandémica: “También tuvimos un caso de una pareja que terminó la relación durante la pandemia y le propuse a uno de ellos que haga una reunión con amigos porque ya tenía parte del salón pago”.

Salón Los Azahares, Monte Grande.jpg

Los Azahares, una gran opción para festejar en Monte Grande.

Los Azahares, una gran opción para festejar en Monte Grande.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *