la ambición de Gallardo para que River crezca y logre el pase a los cuartos de final de la Copa Libertadores



River arrancó el semestre con una flojera que preocupa. Y como si fuera un alumno con problemas para pasar una materia, Marcelo Gallardo aspira a que su equipo llegue a los siete puntos para aprobar el duro examen que se le viene, contra Argentinos en La Paternal para definir la clasificación para los cuartos de final de la Copa Libertadores.

«El del miércoles (con Argentinos) será el tercer partido y vamos a estar más sueltos. Nosotros somos un equipo que si estamos 7 puntos podemos hacer daño. Pero también hay que estar más concentrados y defender mejor claramente, porque nos llegan poco y nos convierten«, manifestó Gallardo en la conferencia de prensa posterior a la derrota de River con Colón en el Monumental en el arranque de la Liga Profesional de Fútbol.

En esa frase Gallardo dice mucho más de lo que en realidad parece. Esas palabras dejan sensaciones sobre la superficie que el técnico siente internamente. En primer lugar, la preocupación por las desatenciones defensivas. Y esto no es nuevo, viene de arrastre del primer semestre. De hecho, en una conferencia de prensa de hace unos meses, ante una pregunta de Clarín sobre si los errores de su equipo pasaban más por la concentración o o por los sistemas tácticos, el Muñeco fue tajante en su respuesta: «Es un tema de concentración, de estar más atentos y enfocados».

Estos problemas de River, que le lleguen poco y le conviertan mucho y de fallar tanto en el área rival, no son aislados. Ya son recurrentes. Y no tienen que ver solo con las dificultades que se le presentan habitualmente en los arranques de competencia tras realizar una pretemporada exigente. Vienen de arrastre. Basta con repasar los partidos del primer semestre y tanto en el torneo local como en la Copa Libertadores, se encontrarán situaciones similares a las que sucedieron en los dos encuentros que lleva jugados en este semestre, ante Argentinos y Colón. Ya sea con titulares o con suplentes.

Esta situación puede ser más grave si River no se recupera pronto. Perdió ese encanto que enamoraba a propios y extraños y al que todos lo destacaban, ganara, empatara o perdiera. Entonces, el Muñeco tal vez tenga que apostar a otras viejas recetas para fortalecer a su equipo y recobrar ese espíritu combativo que otras veces lo sostuvo. ¿Volver a los cuatro volantes puede ser una solución? Gallardo, por ahora, está convencido de que los problemas no pasan por sistemas tácticos empleados, sino por las fallas en la definición y en la marca. Pero al hablar de sus decisiones, no hay que descartar nada nunca.

«Virtudes y defectos siempre suele haber, y en todos los partidos. De parte de ambos equipos. A veces los defectos propios hacen que el rival los aproveche y nos los haga pagar caro… Eso es lo que ocurrió», dijo Gallardo del partido con Colón. Y eso es lo que le viene ocurriendo a River, no solo en ese partido. 

De cara al próximo compromiso, River volverá a jugar con todos los titulares. Pero el tiempo es corto para corregir tantos errores. Por eso, Gallardo ya hizo el diagnóstico. No intentará que su equipo esté 10 o 9 puntos porque no llega. Buscará al menos llegar al 7 para pasar un examen que parece muy difícil.  

Club por club, plantel por plantel, jugador por jugador, todos los datos al día.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *