lunes, noviembre 29News That Matters

la tendencia de vender por redes sociales que llegó para quedarse


Julia Arancio es una de estas emprendedoras digitales. Creó la “Extravaganta Feria”, que aparece en Instagram como @extravagantaferia, donde vende todo tipo de ropa vintage. “Algo muy positivo que tiene la venta online es que, hoy en día, tenés mucha llegada. Todo el mundo tiene redes sociales. Para mí la real difusión está dividida entre las redes y el boca en boca, que es algo que trasciende siempre”, comentó a El Diario Sur. Y contó sobre su estrategia de venta: “Es importante dar la información necesaria para vender online: las medidas, los precios y los puntos de encuentro. De lo contrario, no llegás demasiado al cliente”.

Ropa vintage de Extravaganta Feria.jpg

Ropa vintage, de Extravaganta Feria.

Ropa vintage, de Extravaganta Feria.

A pesar de lo positivo que son los mundos digitales, Julia sabe que la venta online tiene algunas falencias. “El problema de no tener un local físico es que muchos no quieren comprar una prenda sin saber cómo les queda primero, lo cual tiene lógica”, explicó y reveló también la solución que encontró a ese problema: “Es por eso que para cada prenda tengo que poner las medidas en centímetros. No es lo más cómodo del mundo, pero sí confiable, ya que los talles varían según las marcas muchas veces”.

Otra de las emprendedoras digitales de la región es Rocío Gaona, una joven de Monte Grande que, junto a su mamá Viviana Medina, vende lencería y maquillaje en “Amor Inefable”, cuya cuenta figura en Instagram como @amor.inefable.amor. “Son muchas las ventajas de vender de manera online. Vender por redes sociales empezó a hacerse muy fuertes durante la pandemia y, en nuestro caso, tenemos facilidades para concordar los envíos y puntos de entrega”, comentó Rocío, que también contó las plataformas que utilizan: “Antes nos manejábamos por catálogo de WhatsApp, pero ahora armamos una tienda online y es todo mucho más fácil”.

Lencería de Amor Inefable.jpg

Lencería de Amor Inefable.

Lencería de Amor Inefable.

Al igual que su colega, Rocío reconoce también los problemas que con la venta online todavía no se pudo solucionar: “El costado negativo es que no poseemos de un local físico, que eso muchas veces llama la atención. Después de eso, también están los problemas que tienen todos: el aumento de precios en los proveedores, la inflación y la competencia de otros emprendimientos”.

De consumidora a vendedora

El emprendimiento de Julia Arancio, la “Extravaganta Feria”, surgió por puro amor hacia la ropa vintage. “Siempre estuve interesada en la movida de ropa vintage, más que nada como consumidora. Iba mucho a ferias americanas. Me gusta mucho el estilo y la calidad de la ropa, que no es la misma que encontrás en cualquier local de ahora. Por otro lado, también me pasa la cuestión ecológica: es toda ropa que se reutiliza”, recordó sobre su etapa donde compraba ropa y recorría pasillos de ferias americanas, hasta que en un momento hizo un click: “Se me dio la oportunidad de poder acceder a bastante ropa que tenía potencial para estar en ferias y pensé que era una buena base para arrancar a vender. Son prendas poco comunes, que nadie usa en su día a día, por eso el nombre de Extravaganta”.

Julia Arancio, de Extravangata Feria.jpg

Julia Arancio, de Extravaganta Feria, una de las emprendedoras digitales de la región.

Julia Arancio, de Extravaganta Feria, una de las emprendedoras digitales de la región.

De revendedoras a fabricantes

Por el momento, “Amor Inefable” se dedica a revender mercadería. Sin embargo, el crecimiento del emprendimiento está tomando otro color. “Empezamos a emprender en pandemia con mi mamá por una cuestión de que queríamos un ingreso extra. Al principio nos dedicamos al maquillaje y ahora también nos volcamos a la lencería e indumentaria de verano, como vestidos, mallas y bikinis”, recordó Rocío Gaona, que admite que la vocación de su mamá Viviana Medina está próxima a mutar la empresa: “Por ahora revendemos, pero estamos en proceso de empezar a fabricar nuestra propia lencería. Mi mamá está haciendo un curso de lencería y quiere empezar a producir ella misma las prendas. La idea es arrancar de a poco, no en cantidades industriales. Por algo se empieza”.

Viviana Medina y Rocío Gaona, de Amor Inefable.jpg

Viviana Medina y Rocío Gaona, además de madre e hija, también son otras de las nuevas emprendedoras digitales.

Viviana Medina y Rocío Gaona, además de madre e hija, también son otras de las nuevas emprendedoras digitales.

Trasmisiones en vivo para vender

Varios emprendimientos digitales apuestan todavía más a ese mundo. Una nueva modalidad que se está llevando a cabo es la de transmitir en vivo, casi como si fuese un showroom en tiempo real. Los potenciales clientes preguntan sobre las prendas y del otro lado les muestran cómo son. Ya sea por Instagram o por Facebook, la sensación de estar en una feria real aparece cada vez con más frecuencia en los mundos digitales.

Transmisiones en vivo para vender.jpg

Vivos por Facebook, una de las modalidades para vender online.

Vivos por Facebook, una de las modalidades para vender online.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *