Más vacunas rumbo a la Argentina: vía donación y vía nuevos contratos | Entre el anuncio que prepara Estados Unidos y el avance de las negociaciones con Pfizer y J&J



El gobierno de Estados Unidos anunciará esta semana una donación a la Argentina de cerca de tres millones de vacunas. Esas serán las dosis que efectivamente llegarán al país antes de fin de mes o, a más tardar, a principios de agosto. Es que los contratos con los laboratorios norteamericanos –Moderna, Pfizer, Johnson & Johnson– más bien apuntan a la provisión para 2022 y a esas vacunas se las piensa sobre todo para la aplicación de una tercera dosis, de refuerzo. Tras la firma con Moderna, los acuerdos con Pfizer y Johnson & Johnson se concretarían en los próximos diez días. Los rumores en Washington indican que Moderna sería autorizada el jueves por la FDA norteamericana como una vacuna para adolescentes de manera que los tres millones de dosis provenientes de la donación –todas de Moderna– serían aplicadas a jóvenes de 11 a 18 años, empezando por los que tienen enfermedades preexistentes. También se espera que Sinopharm sea autorizada para menores.

Donación

El anuncio del gobierno de Joe Biden se haría durante esta semana y se habla de que las donaciones van a ir subiendo de escala, por supuesto que no sólo para la Argentina. 

No se trata de un repentino ataque de humanitarismo, sino de que en Washington son numerosos los especialistas que insisten en que, si no hay una vacunación global, Estados Unidos está expuesto a más rebrotes y nuevas cepas. Además, la cuestión afecta a las exportaciones, las inversiones y el turismo receptivo norteamericano.

Es obvio que también está la cuestión geopolítica. Con Donald Trump sentado en el Salón Oval, Estados Unidos, siendo la primera potencia, no tuvo el menor liderazgo en la respuesta a la pandemia, mientras que China y Rusia fueron ocupando lugares en lo que muchos denominaron «la geopolítica de las vacunas».

Lo real es que Estados Unidos está en disposición de donar y parece que se vienen anuncios sucesivos, no únicamente este primero. De entrada se habló de 2,5 millones de dosis, pero las gestiones de la ministra de Salud, Carla Vizzotti, la asesora presidencial Cecilia Nicolini y el embajador argentino en Washington, Jorge Argüello, parece que lograron estirar la cifra a 3 millones. O tal vez algo más. Y todas las que vendrían serían de Moderna. Son datos a confirmar en el anuncio de esta semana.

Contratos

Las dosis de la donación serán las que llegarán pronto. Aparentemente esas vacunas estarían disponibles en lo inmediato. E incluso está disponible la logística. La condición para recibir esas dosis es que se firmen los contratos porque allí quedan establecidas las garantías para los laboratorios.

Como se sabe, el Estado argentino ya firmó con Moderna, que este lunes dio a conocer un comunicado sobre el acuerdo. El texto dice concretamente que la vacuna servirá como refuerzo en el primer trimestre de 2022. Todo indica, entonces, que habrá tercera dosis. La cuestión levantó polvareda en Estados Unidos, donde el principal asesor del gobierno norteamericano, Anthony Fauci, dijo que la tercera dosis anunciada por Pfizer todavía no tiene ninguna validación científica. Pfizer tuvo que pedir disculpas.

Los contratos con Pfizer y Janssen-Johnson & Johnson se firmarían en los próximos diez días. El paso adelante con Moderna movió la estantería y ahora hay presión del gobierno de Washington para que no haya más dilaciones. Según parece, tampoco Pfizer y Janssen tendrían vacunas para 2021, algo que ya demostraron en la mayoría de los países de Latinoamérica, desmontando el mito de que nos iban a llenar de dosis en diciembre, enero, febrero y marzo. Pfizer firmó un contrato con la Organización Mundial de la Salud (OMS) por 40 millones de dosis y entregó apenas un millón. La casi totalidad de la provisión del mecanismo Covax de la OMS provino en un 90 por ciento de Oxford/AstraZeneca, la vacuna británica a la que Argentina tuvo acceso. También la Casa Rosada se ocupó durante el fin de semana de aportar otro elemento sobre una supuesta discriminación o sesgo ideológico respecto de Pfizer: del total de las ventas en el país del laboratorio norteamericano, el 80 por ciento lo compra el Estado. 

Aprobaciones

El rumor en Estados Unidos es que la vacuna de Moderna sería aprobada este jueves por el organismo regulatorio, la FDA, para ser aplicada a los adolescentes. Se sumaría a la vacuna de Pfizer, la única autorizada hasta el momento para menores.

Las aprobaciones en Estados Unidos tendrán que tener su convalidación en la Anmat argentina. O sea, antes de aplicarse a los adolescentes requerirán del visto bueno de la entidad regulatoria nacional.

En general, la vacuna de Moderna no está todavía autorizada por la Anmat y tampoco la de Johnson & Johnson de una sola dosis. La versión es que Moderna tendría el ok para mayores en los próximos días y luego habrá que ver la documentación respecto de los adolescentes. Pfizer ya está autorizada para mayores y también requerirá lo propio para menores de 18.

En la misma sintonía, Sinopharm se está aplicando a menores en China y peleará por la aprobación, pero está en igual situación: debe presentar los documentos y estudios científicos. La ventaja con Sinopharm es que la Argentina dispone de una enorme cantidad de vacunas.

El ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán, señaló que “los menores de 18 serán prioritarios en la vacunación”. Tiene que ver con que ese grupo registra enorme circulación y necesita ser inmunizado. Gollán estima que en septiembre la mayor parte de los adolescentes estará vacunado. Sucede que con las dosis que recibió y recibe la Argentina es seguro que estará vacunada la totalidad de los mayores de 18 que se inscribieron antes del 31 de julio. Es muy probable que en agosto se pueda aplicar la segunda dosis a buena parte de la población y entonces en el centro de la escena estará la vacunación de los adolescentes. 



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *