martes, noviembre 30News That Matters

«No digo que será fácil; va a costar, pero vamos a sacar adelante a San Lorenzo»


«Muchísimo. El grupo lo venía necesitando. Teníamos una deuda con la gente. El clásico no se jugó mal, manejamos los tiempos y tuvimos situaciones, pero Huracán terminó ganando por errores nuestros. Nos costaron varios partidos por detalles: con Racing, Platense, en cancha de Central… Se fueron muchos jugadores y nos quedamos con una base de cuatro o cinco grandes y después todos chicos. Yo sabía que ese recambio de un día para el otro no se iba a solucionar. San Lorenzo necesita del triunfo y la gente viene enojada desde hace varios años. Nosotros tenemos que mantener la tranquilidad siendo un grupo ordenado, trabajando y tirando para el mismo lado. Hay que poner la cara en este momento difícil. Este momento lo va a sacar adelante el grupo y la gente alentando en los partidos. Hay que saber que este plantel está en formación. No es una excusa o tirar la pelota afuera. Nos hacemos responsables de este momento de San Lorenzo y sabemos que tenemos que levantar el nivel. Pero yo te estoy contando lo que viene pasando y lo que está sucediendo. Es esto».

Una pregunta («¿Cuánto descomprimió el triunfo ante Godoy Cruz?») bastó para que Néstor Ortigoza hiciera una radiografía precisa de la realidad de este San Lorenzo que volvió a respirar el fin de semana pasado después de cuatro derrotas consecutivas y otro DT sin éxito (Paolo Montero). El capitán azulgrana expone su pensamiento de entrada en la extensa charla con Clarín: «No es un momento para dar notas, sino para demostrar y trabajar para cambiar las cosas». Pero aceptó el mano a mano para decir algunas cuestiones que le resultan imprescindibles para marcar el rumbo de un equipo que quiere salir de la malaria.

Ahí, sentado en el improvisado living en la sala de prensa Osvaldo Soriano , mirando las chispas de agua de lluvia que pegan en el ventanal que parece un cuadro viviente del Nuevo Gasómetro, Orti se suelta. Los temas van surgiendo y él les va buscando las palabras exactas, sin vueltas.

"Estamos cambiando los chiflidos por aplausos", dice Ortigoza en charla con Clarín. Foto: Lucía Merle

«Estamos cambiando los chiflidos por aplausos», dice Ortigoza en charla con Clarín. Foto: Lucía Merle

-En lo personal, ¿qué significó la ovación que recibiste cuando te tocó salir?

-El cariño de la gente es hermoso. Yo siempre lo sentí. Cuando volvimos a jugar con público fue muy especial. Me siento muy identificado con la gente de San Lorenzo y la gente se siente identificada conmigo. Es un cariño mutuo. Pero hoy tanto ellos como el grupo y yo queremos salir de esta situación. Estamos comprometidos. Estamos cambiando chiflidos por aplausos, no es fácil.

-Hace algunos partidos que arrastrás molestias físicas, pero no parás y jugás igual. ¿Es un momento para no aflojar y bajarle esa línea al resto?

-Todos los jugadores se entrenan para jugar. Yo tengo una patada acá (N.deR.: se señala un moretón en el tobillo derecho) que me permite entrenarme; con dolor, pero me entreno. Hay lesiones que no te dejan moverte por más de que vos quieras. Y si estás afuera, estás afuera. Y si te toca justo en un momento candente se dice “este se cagó”. Pero eso lo dicen los de afuera. Acá nos conocemos todos y no desconfiamos de los compañeros. Sí, hay momentos que son para arriesgar. Y este es momento de arriesgar. Yo estoy en el final de mi carrera y me arriesgo porque ya no se me va a generar nada crónico. Un pibe se puede cagar la carrera si no piensa porque una lesión que se puede recuperar en cinco días te puede costar caro si se te hace crónica.

-¿Cómo te llevás con los comentarios que señalan que no estás para ser titular? ¿Te molestan?

-Yo trato de jugar los domingos y de sentirme a la altura. Estoy tranquilo. Cada uno puede opinar. Opinan de Messi, de Maradona, de Riquelme… ¿No van a opinar de mí? Obviamente, no me da lo mismo y trato de exigirme cada vez más. Cuando llega el fin de semana quiero que la gente me ovacione.

Ortigoza, sin filtro, habló del mal momento de San Lorenzo. Foto: Lucía Merle

Ortigoza, sin filtro, habló del mal momento de San Lorenzo. Foto: Lucía Merle

-¿Vos cómo te sentís?

-Yo me siento muy vigente. Siento que estoy peleando un puesto y que hoy lo tengo bien ganado; nadie me lo regaló. No tengo 20 años, pero me siento muy bien.

-¿Qué pasó en el ciclo de Paolo Montero?

-Cuando llegó Montero hizo la pretemporada con una cantidad de jugadores y cuando arrancó el torneo se encontró con cinco menos que eran importantes, de experiencia. Nos tuvimos que ir acomodando. Hubo dos partidos malos, con Unión y con Talleres. Después hicimos partidos regulares y tampoco ligamos. Entendíamos la idea de Montero, pero nos faltó afianzarnos y esa confianza la tenían que dar los buenos resultados que no se dieron. Es un DT que nos ayudó, se hizo cargo en un momento dificilísimo. No fue un ciclo malo, pero sí fue muy malo desde los resultados.

-¿El malestar institucional se traslada a la cancha y eso pesa en ustedes?

-No es fácil. Si llegás a tu casa y hay quilombo es imposible abstraerte. Esto es lo mismo. Estamos todos los días acá, esta es nuestra casa. Sabemos cuándo está alineado todo y cuándo está desalineado. Te das cuenta. Por eso hablo de hacernos fuerte como grupo, sin grietas. Ser compañeros, con energías positivas.

Orti no le esquiva a los problemas del club: "Esta es nuestra casa, sabemos cuándo está todo alineado y cuando está desalineado". Foto: Lucía Merle

Orti no le esquiva a los problemas del club: «Esta es nuestra casa, sabemos cuándo está todo alineado y cuando está desalineado». Foto: Lucía Merle

-¿El vestuario está bien?

-El vestuario está bárbaro. Desde que yo estoy, hace tres meses, me encontré con un grupo bárbaro. Mejoramos día a día. Se tienen que empezar a dar los resultados. El que critica tendrá sus razones. Está el que quiere más seguidores, el que lo hace por política, el que lo hace por sentimiento. Eso es un juego para ellos. Pero nosotros no estamos en un juego, esto es una forma de vida para nosotros. Estamos contentos o estamos tristes, no hay punto medio en el fútbol. O te putean o te aplauden.

Uvita Fernández dijo que la pasaron mal en el último tiempo. ¿Padecieron estas últimos semanas?

-Sí, la pasás mal. Vos entrenás todos los días para ganar y si llegás al fin de semana y perdés es una frustración. San Lorenzo es inmenso. Donde vas, la gente te conoce. Y sino, te conoce el de River, el de Boca, el de Racing, y te cargan. Llevás a tu hijo al jardín y te cargan. Y sino, está el de San Lorenzo que te dice “¿qué pasa que no ganamos?”. Y la pasás mal, no está bueno. Pero ésta es la vida del futbolista. La gente exige y es así. Te dicen: “¿Eh, cómo vas a parar la pelota así si estás todo el día con la pelota?”. Son palabras del que te mira tomando un café sentado en el sillón. Yo me voy a cortar el pelo y el peluquero me dice “¿por qué no la picaste?”. Vas a comprar a la verdulería y te explican cómo tenés que parar la pelota. El colectivero te aconseja que cambies de ritmo… Todos opinan y cada uno tendrá su razón. Esto es el fútbol.

-¿Después de perder el clásico charlaron y se propusieron hacer borrón y cuenta nueva para tratar de entrar a una Copa?

-San Lorenzo siempre tiene que clasificarse a las Copas. Es grande y tenemos que entender eso. Pero todos tenemos que entenderlo.

-Cuando decís todos…

-Todos. Todas las partes. Dirigentes, cuerpo técnico y jugadores. Los hinchas siempre están. Hoy están enojados los cuervos y tienen razón. Hay que poner el pecho y poner a San Lorenzo donde se lo merece.

"Sacamos la angustia de no poder ganar y eso te renueva", cuenta Néstor Ortigoza, ídolo del Ciclón. Foto Lucía Merle

«Sacamos la angustia de no poder ganar y eso te renueva», cuenta Néstor Ortigoza, ídolo del Ciclón. Foto Lucía Merle

-¿Qué te genera ver al equipo abajo de todo en la tabla?

-Bronca. Bronca me da. Pero también es un desafío salir de esta situación. Y sé que cuando salgamos de ésta voy a disfrutar. No va a ser fácil, eh. No estoy diciendo que va a ser fácil. No es que es un semestre malo; venimos desde hace cinco años así. Va a costar, pero la vamos a sacar adelante.

-¿Inquieta que no haya un técnico fijo?

-Obviamente que queremos tener un DT estable, pero lo tenemos a (Diego) Monarriz que conoce a la mayoría de los chicos. Yo lo estoy conociendo ahora y sabe mucho. No quiero decir que Paolo no sabía, no comparo. Está (José) Di Leo, a quien tuve con el Patón Bauza, y también sabe mucho. Tienen experiencia y conocen el club. Saben de qué se trata todo esto. Eso hace que no los agarre mal parados. Por ese lado estamos tranquilos. Sacamos la angustia de no poder ganar y eso te renueva.

-¿Cómo los ves a los chicos?

-Están siendo cada vez más protagonistas y se sienten cada vez más seguros. Son muy buenos jugadores. Debe haber diez pibes y juegan muy bien. Hay muchos que habían debutado sin público y ahora hay público. Hoy mirás para el campo y ves juveniles. Hay cuatro o cinco grandes y todos pibes; en el banco, más. Hacía mucho tiempo que se decía de apostar a los chicos y hoy se logró. Ahora hay que darles rodaje y confianza. Que se sientan apoyados por los grandes, futbolística y humanamente. Hay que mostrarles el camino porque no dejan de ser chicos. Antes acompañaban y hoy les toca empujar el carro también. Es otra realidad. Tienen que ir aprendiendo con la experiencia, si no ¿como hacés para enseñarle a un chico? Hoy es el momento de ellos y se van a saber lucir. Pero hay que darles un tiempo para que se acomoden. Obvio que se van a equivocar. Me equivoco yo, que tengo 37 años…

-¿Qué se juegan con Vélez?

-Es un equipo muy difícil. Tienen jugadores muy picantes. En el uno contra uno va a ser una lucha constante y hay que estar atentos. Nosotros tenemos lo nuestro. Tenemos buenos jugadores y nos estamos afianzando como equipo. Hay que aprovechar. ¿Quién no quiere jugar estos partidos? Es un lindo partido para demostrar. Todos lo queremos jugar.

-¿Tenés decidido qué vas a hacer a fin de año?

-No. Cuando termine el torneo me sentaré con los dirigentes y lo vamos a resolver.

-¿Hoy tenés más ganas de seguir?

-Hoy estoy enfocado en estas seis fechas. No hay más allá. No te miento. Quiero sumar la mayor cantidad de puntos posibles y salir de esta situación.

El capitán y la interna

"San Lorenzo es un grande y no está bueno verlo dónde está", se lamenta Ortigoza, pero está confiado en revertir la situación. Foto: Lucía Merle

«San Lorenzo es un grande y no está bueno verlo dónde está», se lamenta Ortigoza, pero está confiado en revertir la situación. Foto: Lucía Merle

​Ortigoza lleva la cinta de capitán dentro y fuera del campo de juego. Y no solamente está pendiente de las cuestiones estrictamente futbolísticas sino que está atento a todo. La realidad de San Lorenzo no es buena desde hace rato y Orti decidió intervenir.

-¿Es cierto que vos le pediste a Marcelo Tinelli, que está de licencia, que se acercara a hablar con el plantel?

-Sí. Mi pensamiento, conociéndolos a Tinelli y a (Matías) Lammens, es que ellos tienen que estar acá en el club. Los únicos que pueden acomodar y sacar adelante al club son ellos dos juntos. Yo vine en el 2011 acá, con Carlos Abdo. Nos pudimos salvar en la Promoción. Después agarraron Tinelli y Lammens y vino todo lo que pasó. Ellos dos siempre marcaron el camino, mostrando lo que quería para San Lorenzo. Había una línea, un Norte hacia donde ir.

-Y eso se fue perdiendo en los últimos años.

-Desde que volví ahora no la encontré. Ahora volvió Lammens, está (Horacio) Arreceygor y dicen que vuelve Tinelli. Ojalá que vuelva Marcelo. La gente está enojada. Lammens lo dijo y la gente tiene razón. San Lorenzo es un grande y no está bueno verlo donde está. Te estoy dando una nota, pero más que hablar tanto yo quiero empezar a demostrar. Nosotros tenemos que hablar en la cancha y con los resultados. Yo puedo decir que quiero a San Lorenzo, “pero no ganamos, Ortigoza”. Hay que demostrar. Lammens ya está viniendo, hay más presencia y está marcando un camino de nuevo. Se nota que todos queremos salir y cuando pasa eso es todo mucho más fácil. No tengo dudas de que vamos a salir de esta situación y de que el proyecto de los pibes va a funcionar. No hay dudas de eso porque puertas para adentro estamos bien.

La entrevista llega a su final, pero antes de que el dedo llegue a presionar el stop en el grabador, Ortigoza pide que algo quede más en claro que cualquier otra cosa: «Yo no estoy ni con unos dirigentes ni con otros; yo estoy con San Lorenzo. Quiero que se destaque esto que digo. Yo estoy del lado de San Lorenzo. ¿Está bien?«. Palabra santa.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *