Por qué el único refuerzo de Independiente todavía no pudo jugar


Joaquín Laso se desvinculó de Rosario Central a pesar de que estaba en los planes de Cristian González para dar el salto que buscaba en su carrera hacia un grande como Independiente. Pero nunca imaginó que luego de ocho partidos entre campeonato local, Copa Sudamericana y Copa Argentina, todavía iba a estar esperando por hacer su debut. Y lo concreto es que por el momento su situación sigue siendo incierta debido a que la dirigencia del Rojo no logró destrabar la última inhibición en FIFA por las deudas arrastradas en este segundo mandato de Hugo Moyano. ¿Cuándo podrá jugar?

Nadie tiene la respuesta final. Laso, defensor central de 31 años, fue el único refuerzo del austero mercado de pases invernal que realizó Independiente, a pesar de que Julio César Falcioni había solicitado un par de incorporaciones más alertando sobre un plantel corto y con poca experiencia, sobre todo en el recambio. El Rojo marcha puntero (el sábado visita a Central) y el DT necesita de todos para afrontar la competencia.

El entrenador jamás pensó que no iba a poder utilizarlo durante tantos encuentros y tampoco que hasta ahora no se haya podido resolver esta situación que le genera dolores de cabeza al club de Avellaneda. De hecho, la justicia ordinaria dio lugar a un recurso de amparo para que pueda trabajar, pero así y todo no ha pisado oficialmente el césped vestido de diablo. ¿Por qué?

Julio Falcioni no puede usar a la única incorporación que tuvo en el mercado de invierno. Foto: EFE

Julio Falcioni no puede usar a la única incorporación que tuvo en el mercado de invierno. Foto: EFE

El problema no es del futbolista, sino que es Independiente el que está castigado por el máximo tribunal de la FIFA, el TAS, ya que no logró pagar todas las deudas con sentencia final y por eso tiene prohibido incorporar hasta no regularizar todo. Eran seis las inhibiciones que recaían sobre la entidad roja por falta de pago con clubes y jugadores. Los directivos se movieron para conseguir la mayor parte del dinero y de a una fueron levantándolas.

Con algunos equipos lograron acordar un nuevo plan de pagos luego de girar una parte del dinero. Esto intentaron realizar con el Torino de Italia, a quien le deben el pase de Gastón Silva. Desde Avellaneda partió un pago de un millón de dólares y quedaron pendientes 800 mil. Por ese resto buscaron acordar dos cuotas de 500 mil (intereses incluidos), aunque el presidente de Torino no aceptó.

Todo esto sucedió en la víspera del debut en la Liga Profesional y continúa sin variantes. Ante la imposibilidad de contar con toda la plata para cancelarle a los italianos, los directivos presentaron un amparo legal para que Laso pudiera ejercer su labor mientras tanto. Lo consiguieron y el zaguero estuvo concentrado para el clásico de Avellaneda del domingo pasado. Sin embargo, a último momento decidieron dejarlo al margen.

¿Qué pasó? Por este retraso, Laso todavía no está dado de alta en el sistema Comet de AFA, que es una especie de padrón de todos los jugadores. Y en FIFA no ven con buenos ojos que los clubes busquen atajos legales para no cumplir con las sanciones. Existe un caso testigo: en 2012, el Sion de Suiza fue castigado con la quita de 36 puntos por utilizar a sus refuerzos cuando estaba impedido de hacerlo ya que había incorporado a un futbolista egipcio que tenía contrato vigente con otro equipo. La federación suiza le sacó tres unidades por cada fecha que jugó sin estar en regla (fueron 12 jornadas) ante una amenaza de la FIFA.

En Independiente no quieren correr ese riesgo y es por eso que Laso continúa entrenándose sin poder ponerse los pantalones cortos para salir a la cancha oficialmente. Y mientras el dinero no aparezca todo indica que seguirá mirando desde afuera muy a su pesar y el de Falcioni.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *