martes, noviembre 30News That Matters

Por qué Julián Álvarez llegó a River si fue un captador de Argentinos Juniors quien lo descubrió


Es la figura del campeonato y todos hablan de él. Sus orígenes ya son conocidos pero a medida que pasa el tiempo y que se consolida cada vez más como un futbolista importante y destacado, siguen apareciendo nuevas historias. Y una de ellas tiene que ver con su llegada a River. Es que Julián Álvarez pudo haber sido jugador de Argentinos Juniors pero terminó con la banda roja en el pecho.

Álvarez está en River desde los 16 años pero no fue ningún emisario ni captador del club de Núñez el que puso los ojos en el chico de Calchín, un pequeño pueblo cordobés, ubicado a 200 kilómetros de Córdoba capital. El que lo vio fue Alfredo Alonso, un captador que trabajaba para Argentinos en el momento en el que descubrió a Julián. 

«Hay un campeonato anual que se hace en Embalse con todas las Ligas de Córdoba. Y Julián jugaba en un Liga que se llama «Independiente». Se llama así porque reúne a los clubes que no pertenecen a una Liga y el de Julián no estaba en ninguna. Y a mí me gustó siempre ir a ver esos campeonatos porque van muchos jugadores de Córdoba. Le pedí a Argentinos ir pero me dijeron que no tenían plata ni para el pasaje ni para el hotel. Entonces, no me quedé quieto. Conseguí los pasajes y el hotel por intermedio de un amigo y me banqué la estadía», rememoró Alonso en diálogo con Clarín sobre el inicio de esta aventura que terminaría con el descubrimiento de una figura del fútbol argentino. 

Alfredo Alonso, el descubridor de Julián Álvarez, cuando trabajaba en Argentinos. Como en el club de La Paternal no le dieron plata para darle una pensión a Julián Álvarez, él lo recomendó a River.

Alfredo Alonso, el descubridor de Julián Álvarez, cuando trabajaba en Argentinos. Como en el club de La Paternal no le dieron plata para darle una pensión a Julián Álvarez, él lo recomendó a River.

Y siguió: «Yo fui pensando en que Argentinos necesitaba un arquero categoría 2000. Y había uno que tenía condiciones en Corral de Bustos que era muy buen arquero. Y jugaron contra la Liga de Julián. El arquero era uno muy bueno, creéme que casi imbatible…Pero no pudo con Julián….Julián hacía todo, todo. El técnico le decía ´jugá Arañita´… Solo eso le decía. Y él se comió la cancha. Ahí lo vi, me deslumbró y empecé a seguirlo».

Alfredo Alonso y una selfie con la imagen de Julián Álvarez en el anillo interno del Monumental.

Alfredo Alonso y una selfie con la imagen de Julián Álvarez en el anillo interno del Monumental.

La historia continúa, claro. «En otro campeonato estaba con el Colo Farías que trabajaba en Boca, y ese día julian hace un golazo de tiro libre. Me fui enseguida a hablar con el papá. Me dio los datos. Yo le había dicho que trabajaba en Argentinos y él me dijo que no tenía problemas en traerlo a hacer una prueba. Terminó el partido y me volví a Buenos Aires. Cuando llegué, pedí para una pensión para ubicarlo a Julián y me dijeron que no había plata«, recordó Alonso. 

¿Qué hizo entonces este veterano captador de talentos? El mismo lo contó: Como sabía que toda la familia Alvarez era de River y yo conocía a Gabriel Rodríguez porque trabajé en River con él hasta que llegó Passarella y nos echó, le dije. ‘Gabriel, llévalo a este chico porque Argentinos no me da plata para la pensión´. Gabriel me respondió que quería probarlo primero. Le hicieron la prueba y a la semana me lo crucé en Parque Chas y me dijo: ´Probamos al pibe que me trajiste y es un crack. Ya lo fichamos´. Me enteré que le habían dado también pensión y colegio. Eso fue en noviembre de 2015 y en enero de 2016 ya arrancó a jugar en la Séptima». En esa categoría, Julián empezó a crecer de la mano de Juan José Borrelli, su primer técnico en River. 

Tesoro. Una de las camisetas que Julián Álvarez le obsequió a Alfredo Alonso.

Tesoro. Una de las camisetas que Julián Álvarez le obsequió a Alfredo Alonso.

A Alonso, que hoy está sin trabajo y busca reinsertarse en el mundo de la captación, lo que más lo apasiona, se le afloja la voz cuando habla de Julián. «Es un pibe bárbaro, un gran pibe. Y a la hora del análisis futbolístico, Alonso asegura que todavía va a destacarse más de lo que ya lo hizo. «Todavía no explotó toda su técnica. Tiene muy buen panorama y saca ventaja porque corre mucho, sacó un muy buen físico y cuando se encorva para el arco no pueden pararlo».

Con respecto al futuro de Álvarez, Alonso vaticinó: «Con diez partidos en la Selección, vale 30 millones de dólares y si estuviera en Brasil valdría 60 millones». 



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *