Tenemos el derecho de vivir decentemente


«Desde hace 20 o 25 años que pedimos que hagan el mantenimiento de los zanjones, que pongan luminarias y hagan un mejoramiento de las calles de tierra. Más que olvidados estamos dejado de lado», señaló la vecina en diálogo con El Diario Sur.

Según contó, en la zona es habitual que ante una lluvia haya inundaciones que llegan incluso hasta el interior de las viviendas. Además advierten la falta de cloacas, lo que hace que cuando suben las napas no se pueda usar el agua por estar contaminada.

«Acá hay gente de todo tipo, hay quienes pueden acceder a comprar un bidón de agua y quienes apenas tiene un techo. Es injusto», manifestó la mujer, quien explicó que todo sucede en Vicente López, El Chamamé, Andrade y Capitán Olivera.

A lo largo del tiempo, los vecinos presentaron varias cartas a los delegados, intendentes e incluso llegaron una vez a la gobernación provincial. Sin embargo, aseguran que el barrio sigue en mal estado y padecen las consecuencias de la falta de obras.

«Hay pocas veredas transitables y cuando llueve tenes que caminar en el barro. No hay cruces de calles, hay veredas sin rampas, caños que cruzan las calles rotas. Salvo que nosotros denunciemos no los arreglan», aseveró Liliana.

Tras varios reclamos, en el 2019 tuvieron una reunión con un funcionario municipal sobre la situación del barrio de Glew, quien les habría prometido una «mega obra». «Vinieron con maquinas, limpiaron el zanjón, nivelaron. Hubo tres días de lluvia fuerte y teníamos el agua en nuestras casas», expresó.

«Nadie de hace cargo. Desde Hebe Maruco hasta Mariano Cascallares siempre reclamamos lo mismo. Vienen, te pasan una máquina, se soluciona una semana y tenemos de nuevo los problemas con la calle. Pagamos los impuestos y tenemos la necesidad y el derecho de vivir decentemente», remarcó.

Al respecto de las obras que faltan, en una reunión con la subsecretaria de Infraestructura de Almirante Brown, Gabriela Fernández, quien les explicó que la solución es una obra hidráulica. «Nos dijo que tenían que hacer el proyecto, enviarlo a La Plata, esperar que lo aprueben y conseguir la plata para financiarla. Por el momento no hubo avances», contó.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *