Un llamado de Marcelo Gallardo, clave para la llegada de Braian Romero a River


Cuando Marcelo Gallardo alertó que Rafael Santos Borré estaba más afuera que adentro de River, le dijo a los dirigentes que si no podían retener al colombiano iba a necesitar un centrodelantero con experiencia y buen presente para afrontar la segunda parte de la Copa Libertadores. La obsesión del Muñeco era Sebastián Driussi pero fue imposible negociar con el Zenit de Rusia. Entonces, el entrenador apuntó al mercado local.

A Braian Romero lo venían siguiendo porque Gallardo observa mucho a Defensa y Justicia. No solo porque su hijo mayor, Nahuel, forma parte del plantel que dirige Sebastián Beccacece, sino también porque le gusta cómo juega el Halcón de Florencio Varela. Además, allí había varios jugadores cedidos por River.

Gallardo se comunicó con Romero a fines de mayo y le dijo que estaba en su radar. Y que si Borré se marchaba, iba a pedir por él. La negociación transcurrió en silencio y a puro hermetismo. El nombre del delantero de Defensa y Justicia estaba escondido. Hasta que se confirmó que el máximo anotador del ciclo del Muñeco había arreglado su llegada al Eintracht Frankfurt de Alemania y ahí si la dirigencia fue a fondo por el goleador del último campeón de las Copas Sudamericana y Recopa. Acordó pagarle a Defensa 2,5 millones de dólares por el 80% del pase y abonarlo en cinco cuotas. 

Romero acumuló mucha experiencia internacional en el último tiempo al jugar esas dos competencias y también la Copa Libertadores. En las finales de la Recopa fue una pesadilla para Palmeiras, justo el equipo que dejó afuera a River de la última edición del máximo torneo continental. De hecho, le marcó en la ida, en Florencio Varela, y en la vuelta, en Brasil.

Antes de Becaccece, Romero fue dirigido por Hernán Crespo en Defensa y Justicia. Con el ex delantero de River y la Selección ganó la Copa Sudamericana. Y mucho más: el ex Independiente aseguró que «Crespo me enseñó a jugar de 9″. El mismo lo contó. “A Defensa llegué jugando por izquierda y un día estábamos jugando al fútbol, ​​Crespo interrumpió el entrenamiento, me llamó a un lado y me pidió que disparara diagonales desde adentro en lugar de afuera. Y sucedió que marqué tres goles en 20 minutos en ese amistoso», narró Romero. Y agregó: «Hernán me enseñó mucho y al sentir la posición de 9, me empezó a gustar. Y mis compañeros también me hicieron crecer mucho».

Braian Romero y el grito de gol, una costumbre en Defensa y Justicia. Foto: EFE/EPA/Andre Penner.

Braian Romero y el grito de gol, una costumbre en Defensa y Justicia. Foto: EFE/EPA/Andre Penner.

Más allá de que es un extremo reconvertido en delantero centro, los números de Romero en la pasada temporada en Defensa asombran: hizo 18 goles en 18 partidos en competencias internacionales y nadie hizo más goles que él en ese tiempo. El jugador que lo sigue es Rony, de Palmeiras, con 12 anotaciones. Además, en su paso por Florencio Varela acumuló 21 goles en 33 partidos, completó 40 remates al arco de 87 totales, ganó la Copa Sudamericana 2020 como goleador con 10 festejos en nueve encuentros y marcó seis tantos en siete juegos de Copa Libertadores y dos en dos de la Recopa.

Romero ya se hizo la revisión médica en la clínica Rossi y estará en contacto telefónico con Marcelo Gallardo y el cuerpo técnico por más que no pueda sumarse a la burbuja de River, que llegó este martes a Estados Unidos y desde este miércoles se concentrará y se entrenará en el Sofitel Cardales luego de dejar el hotel Faena de Puerto Madero, donde se alojaron tras bajar del avión en el aeropuerto de Ezeiza. Y seguirá al pie de la letra las indicaciones para su entrenamiento personalizado.

Mientras, Romero sueña con seguir con su racha goleadora, pero ahora con la banda roja sobre el pecho.    

Mirá también

Mirá también



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *