lunes, octubre 3News That Matters

Un peluquero argentino fue a la mansión de los Messi, tocó el timbre y quedó impactado con el recibimiento


Matías Agustín Rojas llegó a París, Francia, con la gran intención de destacarse en lo suyo. El joven santiagueño voló más de 10 mil kilómetros para participar del Mundial de Peluqueros. Pero además, quiso aprovechar para dejarle un regalo a su gran ídolo. 

El oriundo de Loreto dejó las tijeras de lado por un momento, pidió una bicicleta prestada y comenzó la gran aventura de su vida que incluye, ni más ni menos, que a Lionel Messi. Tocó el timbre de la mansión del astro argentino, lo recibió Antonella Roccuzzo y todo terminó con una foto con la camiseta celeste y blanca y una gran anécdota para contar.

¿Cómo comenzó esta historia? Al de Santiago del Estero se le presentó la gran oportunidad de su vida: participar en una competencia de peluqueros donde estarían los mejores del mundo. Y no dudó. Pero además de brillar en lo suyo, el joven quiso dejarle un regalo muy especial al rosarino aprovechando que el certamen sería en la ciudad parisina.

Matías Rojas pedaleó 10 kilómetros para dejarle su regalo a Messi. Foto: Facebook.

Matías Rojas pedaleó 10 kilómetros para dejarle su regalo a Messi. Foto: Facebook.

Antes de subirse al avión, Matías se contactó con el luthier Luis Quiroga, y juntos decidieron que sería una buena idea fabricar un bombo personalizado para Lionel Messi. El instrumento de percusión los encantó apenas lo vieron terminado, ya que en uno de sus costados se destaca un retrato del rosarino con la camiseta de la Selección Argentina y la cinta de capitán en el brazo izquierdo.

El 9 de septiembre posteó en su cuenta de Facebook un mensaje que decía: “Gracias Dios, llegó el día” y lo acompañó con imágenes de su espera en el aeropuerto. Al día siguiente, ya en suelo europeo, volvió a manifestarse en la red social anticipando su participación en la esperada competencia, donde terminó en el quinto lugar: “Llegó la hora. Mañana a las 6 am, hora de la Argentina, vamos a estar compitiendo. La mejor de la suerte para nosotros”, escribió.

Pero más allá de esa gran aventura, lo mejor estaba por llegar. Matías averiguó la dirección del atacante del Paris Saint Germain y se consiguió una bicicleta. Pedaleó 10 kilómetros con el bombo a cuestas y llevó la bandera de Santiago del Estero en su mochila.

El bombo que le regaló Matías Rojas a Lionel Messi. Foto: Facebook.

El bombo que le regaló Matías Rojas a Lionel Messi. Foto: Facebook.

Una vez que arribó a la residencia tocó el timbre sin muchas esperanzas, pero la vida lo volvió a sorprender. Quien abrió la puerta fue Antonela Roccuzzo. El joven no podía creer lo que estaba sucediendo: su sueño se hizo realidad. La ex emprendedora no solo lo atendió, sino que recibió el regalo y se sacó fotos con el peluquero santiagueño.

Un poco más de 10 km en bici por Francia para llegar a la familia Messi y entregárselo. Gracias Antonella por tu humildad y recibirme. Gracias al gran artista Luis Quiroga por su trabajo en el bombo”, escribió Matías Agustín Rojas en su cuenta de Facebook .

Los agradecimientos de Matías

Además, el santiagueño aprovechó para agradecer el apoyo que recibió de sus familiares y amigos. “Quería agradecer a todos los que hicieron posible este sueño, espero no olvidarme de nadie. Agradecer a mi familia por apoyarme siempre, a mis clientes, a la escuela de Unión de Peinadores por integrarme al equipo argentino, a las marcas que me ayudaron en el viaje en todo momento, a todos los sponsors, y a cada una de las personas que me ayudaron y depositaron dinero en mi cuenta. Esto es de ustedes”, inició el mensaje.

“A mis clientes de la ciudad de Salto y amigos de la ciudad de Loreto y a todo el pueblo santiagueño. A mi pueblo de Salavina que siempre me dieron una mano, a mis compañeros de equipo, a nuestro entrenador y a mi colega y gran amigo que me acompañó y que estuvo en todo momento aquí en París al lado nuestro para lo que necesitaba. A todos los maestros que tuve y a todos los colegas de Argentina, esto es de ustedes también”, añadió.

Y finalizó, visiblemente emocionado: “La peluquería no es una profesión cualquiera. Ojalá algún día tengamos el apoyo del Gobierno para que puedan cumplir el sueño de muchos profesionales: llegar a lo más alto de esta hermosa profesión. Yo lo logré y todavía no lo puedo creer. Me tiemblan las manos al escribir este texto”.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.