Una ola de repudios al envío de armas para apoyar el golpe en Bolivia | Desde Evo Morales hasta funcionarios y dirigentes sociales  argentinos rechazaron la medida del gobierno de Macri



El envío de cartuchos, gases y granadas por parte del gobierno de Mauricio Macri para colaborar con la represión contra el pueblo boliviano tras el golpe de Estado de 2019 fue ampliamente repudiado por funcionarios y dirigentes políticos y sociales de distintos sectores de la Argentina, y también de Bolivia. “Ahora se entiende por qué Macri negó que el avión que nos llevaba a mí y a Alvaro García Linera aterrizara en la Argentina”, apuntó el ex presidente boliviano Evo Morales, y recordó que, además de involucrarse en el golpe, el gobierno de Cambiemos “fue el primero en reconocer al régimen de facto”. 

* Felipe Solá. El canciller consideró que el envío de armas fue una acción “vergonzosa y además ocultada” por el gobierno de Macri. El ministro destacó que la carta de agradecimiento por el envío de material bélico del entonces jefe de la Fuerza Aérea Boliviana, Jorge González Terceros Lara, al embajador argentino en La Paz, Normando Álvarez García, hoy ministro de Trabajo del gobernador jujeño Gerardo Morales, “fue hallada por el gobierno de Bolivia y encontrada también en los archivos de la embajada argentina” en La Paz, pero “no aparece en la Cancillería”, reveló. «¿Le agradecen al embajador y el canciller (Jorge Faurie) no sabía nada? Imposible”, enfatizó. Solá contrastó el envío de cartuchos de Itakas 12/70, gases lacrimógenos y granadas de gas con las gestiones del presidente electo Alberto Fernández para garantizar la vida de Morales, García Linera y otros dirigentes del MAS. “Queda claro que mientras el gobierno saliente ayudó derrocar a un presidente constitucional, el gobierno que entraba salvó la vida de Evo Morales y contribuyó a restaurar la democracia en Bolivia”.

* Evo Morales. El ex presidente de Bolivia definió a la carta como “una prueba más de la participación de algunos gobiernos de derecha de Sudamérica” en el golpe que “derivó en masacres y saqueo”, y una “evidencia innegable de la reedición del Plan Cóndor con intercambio de información y sistemas de represión”. Incluyó en esa operación a la “Iglesia Católica, Estados Unidos y (el secretario general de la OEA, Luis) Almagro” y consideró que “sus crímenes de lesa humanidad deben investigarse y sancionarse en corte internacional”. “Respetamos al gobierno de Macri por encima de las diferencias políticas porque fue elegido por el voto. No imaginamos que fuese capaz de cometer un delito de lesa humanidad tan abominable como el enviar material bélico a los golpistas para matar al pueblo boliviano indefenso”, expresó Morales, quien marcó la distancia entre esa actitud y las medidas tomadas por Fernández, que “salvó vidas de bolivianos y nos dio refugio frente a la persecución golpista”.

* Adolfo Pérez Esquivel. “El gobierno de Bolivia acaba de entregar pruebas de que Mauricio Macri colaboró con el golpe de Estado de 2019 entregando armamento a los represores. Merece condena por delitos de lesa humanidad”, señaló el Premio Nobel de la Paz. El también titular del Servicio de Paz y Justicia (Serpaj) destacó la decisión del Presidente argentino: “Felicito a Alberto Fernández por pedir disculpas a los hermanos bolivianos en nombre todos”.

* Hebe de Bonafini. La titular de la Asociacion Madres de Plaza de Mayo difundió una carta “al pueblo boliviano, al señor presidente Luis Arce y a nuestro amado Evo Morales”. “Perdón, hermanos nuestros, porque un presidente argentino, Mauricio Macri, y su banda, aportaron armas para dar el golpe de Estado contra Evo Morales y matarlos”, escribió. Se lamentó por no haber advertido «que en las filas de nuestro Ejército todavía tenemos traidores”. “Las Madres de Plaza de Mayo no estamos dispuestas a guardar silencio”, afirmó y consideró que “las disculpas solas no sirven”. “Esperamos que se apliquen las penas más severas. No queremos esperar a que los juzgue la historia. Los queremos juzgar y condenar aquí y ahora, como corresponde a tamaño crimen”, concluyó Bonafini.

* Ariel Basteiro. El embajador argentino en Bolivia consideró que con la documentación hallada “cae la farsa y el telón” sobre la actitud del gobierno de Cambiemos frente al golpe en Bolivia y, por la fecha de llegada del cargamento con armas, dedujo que “lo prepararon” cuando “Evo Morales todavía estaba gobernando”. Basteiro explicó que junto con la Cancillería boliviana profundizaron «la búsqueda de documentos que escondió exprofeso la administración anterior”, que los documentos “estaban prácticamente escondidos en la embajada” y que “llamó la atención que eso no haya sido respaldado con cables y telex que suelen enviarse habitualmente”. “El gobierno de Bolivia está muy convencido de denunciar esto penalmente en el ámbito internacional”, dijo y lamentó que “más allá de Macri y (la ex ministra de Seguridad, Patricia) Bullrich, no deja de ser la Argentina la que tiene responsabilidad por apoyar un golpe militar”, por lo que «le puede llegar a caber responsabilidad al país, que fue el que hizo esa terrible donación, por darle un nombre”. Por último recordó que “en este momento en Bolivia la Comisión Interamericana de Derechos Humanos está elevando un informe sobre los hechos” de noviembre de 2019 y estimó que “el 20 de agosto se va a conocer un informe que demostrará las consecuencias del golpe”.

* Milagro Sala. La dirigente de la Tupac Amaru recordó que su organización había advertido en su momento sobre la presunta colaboración en el golpe del gobernador  de Jujuy, Gerardo Morales, quien el fin de la gestión macrista sumó como ministro de Trabajo a Normando Álvarez García, el embajador que medió en el envío de gases y granadas a Bolivia. “Nosotros mandábamos videos y pruebas pero no nos creían. ¿Y ahora? Lo que nosotros dijimos es que Morales, el embajador (Álvarez García) y muchos sectores de la derecha estuvieron involucrados con el golpe de Bolivia. Hoy se confirma que fue así”, subrayó. “Unos días antes de que se produzca el golpe la hija de (Donald) Trump (Ivanka, quien visitó Jujuy el 5 de septiembre de 2019) y algunos funcionarios de Estados Unidos estuvieron acá”, recordó, y relacionó esa visita con un ejercicio militar realizado meses antes del golpe cerca de La Quiaca, frontera con Bolivia. “Nosotros en septiembre de ese año vimos pasar tropas, y cuando la gente preguntaba dónde iban esos camiones o camionetas con militares, dijeron que iban a hacer una práctica en el norte, pero después nos enteramos que eso pasó directamente a Bolivia, con el pretexto de que iban a ayudar a combatir un incendio, pero todos comentan que ese incendio fue provocado», advirtió la dirigente social.

* Daniel Scioli. El embajador argentino en Brasil definió como «gravísimo» y un hecho «sin precedentes» el envío de armas a Bolivia tras el golpe de 2019. «Esperemos que haya una aclaración porque esto es un país que facilitó a través de quien era Presidente nada más y nada menos (Macri), material bélico para lo que luego fue el derrocamiento del gobierno de Evo Morales», sostuvo Scioli.

* Carlos Raimundi. El embajador argentino ante la OEA calificó de “muy graves” las pruebas presentadas por el gobierno de Bolivia sobre el rol de la gestión macrista en el golpe. Recordó que la investigación se inició “hace mucho tiempo” e incluye “los alcances internos e internacionales que ha tenido el golpe de Estado”, que días atrás se detectó “un aporte similar del gobierno de Ecuador” a cargo de Lenin Moreno y que “siempre hubo sospechas de intervención de otros países”. “A partir de esta documentación ingresa el anterior gobierno argentino a este proceso y es muy grave”, destacó Raimundi, quien consideró que “le corresponde a la investigación judicial en Bolivia” avanzar con el caso.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *